El Comercio

El 'Brexit' queda en manos de los conservadores por la división de los laboristas

Jeremy Corbyn ha sido reelegido líder de los laboristas.
Jeremy Corbyn ha sido reelegido líder de los laboristas. / Afp
  • La oposición británica no se pone de acuerdo en una estrategia clara sobre la salida de la Unión Europea por las divisiones internas

Debilitado por las divisiones, el Partido Laborista, principal fuerza de la oposición británica, no se pone de acuerdo en una estrategia sobre la salida de la Unión Europea, dejando a los conservadores definir los términos de la ruptura. La reelección este fin de semana al frente del laborismo de Jeremy Corbyn, un euroescéptico histórico, no mejorará las cosas, según estiman los analistas.

El poco entusiasmo de este veterano líder en defender la permanencia en la UE durante la campaña del referéndum, y la victoria del 'Brexit', llevaron al 80% de sus diputados a rebelarse y a aprobar una moción de censura que Corbyn ignoró, forzando une elección que ganó ampliamente.

En el congreso laborista que acaba este lunes en Liverpool, muchos expresaron su resentimiento por la "traición" de Corbyn en la campaña del referéndum, en la que se estima que 37% de los votantes laboristas acabaron votando 'Brexit'. "He hablado con Jeremy. Creo que va a alzar la voz", dijo Glenis Willmott, la presidenta de los diputados laboristas en el Parlamento europeo, pero otros son menos optimistas.

Corbyn todavía no ha planteado en el Parlamento el tema 'Brexit' a la primera ministra Theresa May, pero este domingo, en una entrevista en la BBC tras ser reelegido, afirmó que quiere que el Reino Unido siga teniendo acceso al mercado único.

"Si se opta por un 'Brexit' puro y duro, que es lo que quieren algunos elementos del gobierno, la industria manufacturera británica va a llevarse un gran golpe", dijo el dirigente de 67 años.

Sin embargo, para Simon Usherwood, experto en política europea en la Universidad británica de Surrey, "Corbyn no considera el 'Brexit' como un tema central. Su reelección hace las cosas más difíciles para el laborismo".

La diputada Rachel Reeves cree que el laborismo tiene que hacer oír su voz. Una vez se libren de la UE, "los conservadores van a recortar los derechos de los trabajadores y los consumidores. Usarán el 'Brexit' para imponer más libremercado, y la clase obrera será la que pagará la factura", añadió.

Pérdida de la ocasión

"No podemos permitirnos estar ausentes del debate", ahondó Glenis Willmott, que lamenta "el tiempo perdido" en querellas internas y en la organización de las elecciones por el liderazgo del partido, las segundas en un año.

"El laborismo ha perdido una ocasión de influir porque el gobierno conservador no tiene un plan" y ni siquiera ha anunciado cuando va activar el Artículo 50 que abre la puerta de salida de la UE, estimó Usherwood.

La diputada Catherine West es de las que prefiere "no esperar a los conservadores y usar el 'Brexit' como una oportunidad de defender nuestros valores", mientras otros prefieren esperar a ver qué proponen los tories.

Finalmente, los hay, como el eurodiputado Richard Corbett, que insisten en "mantener abiertas todas las opciones" y no descartan un nuevo referéndum, en este caso sobre el acuerdo que se alcance con Bruselas.