El Comercio

El ahora exprimer ministro Taavi Roivas
El ahora exprimer ministro Taavi Roivas / AFP

Cae el Gobierno de Estonia tras perder un voto de censura en el Parlamento

  • El defenestrado líder del Partido Reformista, Taavi Roivas, alertó antes de la votación de que esta decisión desembocará en un Ejecutivo más de izquierdas

El Riigikogu (Parlamento estonio) ha retirado este miércoles la confianza al primer ministro, Taavi Roivas, provocando la caída formal del Gobierno, una coalición a tres bandas que accedió al poder el año pasado. En el voto de censura parlamentario, el jefe del Gobierno recibió 63 votos en contra y tan solo 28 a favor, según ha informado la televisión pública de ese país báltico.

El Partido Socialdemócrata y la conservadora Unión Pro Patria y Res Publica (IRL), que suman 15 escaños, abandonaron el lunes la coalición gobernante, pidieron la dimisión del primer ministro y, al no conseguirlo, convocaron un voto de censura.

Roivas advirtió antes de la votación parlamentaria de que el cambio de gobierno significaría un giro a la izquierda del país y que, probablemente, el IRL abriría negociaciones con el Partido Centrista y con los Socialdemócratas para formar una nueva coalición. A su juicio, el IRL estaba dispuesto a hacer "serias concesiones" a los demás partidos en materias como seguridad, economía, ciudadanía y política económica con total de auparse a la jefatura del Gobierno.

El presidente estonio, Kersti Kaljulaid, se reunió antes de la sesión en el Riigikogu con los líderes de los seis partidos con representación parlamentaria con el objetivo de dialogar sobre la formación del próximo Gobierno.

Kaljulaid indicó en un comunicado que es responsabilidad del Parlamento "formar rápidamente un Gobierno" que pueda continuar representando las posiciones de Estonia en cuestiones clave como la defensa o la política de seguridad. En las quinielas para suceder a Roivas se ha hablado de Juri Ratas, líder del Partido Centrista, una formación de centro-izquierda que cuenta con 27 escaños y lidera la oposición desde las elecciones del año pasado.

El Partido Reformista de Roivas, por su parte, es la mayor formación en el Riigikogu con 30 escaños y ha estado representado en los distintos Gobiernos del país desde mediados de los años noventa. Los socialdemócratas criticaban a Roivas por su rechazo a bajar los impuestos a los grupos sociales de ingresos bajos y a subir los salarios de los profesores. El IRL, por su parte, fundamentó la caída del Gobierno estonio en la falta de confianza entre los socios de coalición.

Temas