El Comercio

Abre en París un centro de inmigrantes para evitar campamentos en la calle

Policía galos desalojan un campamento de inmigrantes en París.
Policía galos desalojan un campamento de inmigrantes en París. / Yoan Valat (Efe)
  • Las instalaciones de La Chapelle disponen de 400 plazas y en ellas se podrá permanecer entre cinco y diez días como máximo

El primer centro de acogida y tránsito para inmigrantes y refugiados por un periodo máximo de diez días ha abierto hoy en el norte de París, con 400 plazas, con el propósito de evitar la instalación de campamentos en plena calle que se han multiplicado en la ciudad desde el verano de 2015.

Al cabo de una hora de su apertura, a las 08.30 hora local (07.30 GMT), una decena de personas había llegado ya a estas antiguas instalaciones ferroviarias situadas cerca de la Puerta de La Chapelle que han sido reconvertidas en los últimos meses, ha explicado un portavoz del Ayuntamiento, que gestiona el centro junto al Gobierno francés y a la asociación humanitaria Emmaus.

Un total de 200 personas, entre asalariados y voluntarios, han sido seleccionadas para trabajar allí y acoger a hasta 400 hombres inmigrantes y refugiados de forma simultánea, lo que supone que podrían pasar por allí unas 1.500 personas al mes, ha precisado el portavoz. Está previsto que "a finales de este año o comienzos del próximo" se ponga en funcionamiento un centro similar para mujeres y niños, que actualmente son redirigidos automáticamente desde París a estructuras de refugio fuera de la ciudad.

Entre cinco y diez días como máximo

El representante municipal ha insistido en que las instalaciones de La Chapelle son "un lugar de orientación" en el que los inmigrantes permanecerán entre cinco y diez días como máximo mientras se precisa su situación y se les encamina a centros para demandantes de asilo o los llamados Centros de Acogida y Orientación fuera de la capital, que son responsabilidad del Gobierno y no ya del Ayuntamiento. "Es una alternativa a la calle", ha subrayado, antes de hacer notar que durante su estancia -"incondicional", al margen de su nacionalidad- serán examinados por médicos para que puedan tener un conocimiento de su estado de salud.

Desde el inicio de la crisis de refugiados e inmigrantes en París en el verano de 2015 han sido evacuadas un total de 21.000 personas que habían acampado en las calles o en los parques de la ciudad, la inmensa mayoría en el noreste, en buena parte eritreos, somalíes, afganos, paquistaníes o iraquíes. La última de esas grandes evacuaciones se produjo el pasado día 4 en el barrio de Stalingrad, donde dormían a la intemperie cerca de 4.000 personas.