El Sinn Féin cree que hasta otoño no habrá acuerdo de Gobierno en el Úlster

El Sinn Féin cree que hasta otoño no habrá acuerdo de Gobierno en el Úlster
Efe

El receso estival de las fuerzas políticas norirlandesas comienza este próximo 7 de julio

EFEDublín

El partido nacionalista Sinn Féin consideró este martes como improbable que las fuerzas políticas norirlandesas acuerden restaurar el Ejecutivo de poder compartido antes del comienzo, el próximo viernes, del receso estival.

Fuentes de esta formación comunicaron a los medios en Belfast que los gobiernos de Londres y Dublín, mediadores en esta ronda de conversaciones, podrían incluso dar ya por concluidos los contactos hasta el próximo otoño, ante la falta de avances significativos.

El probritánico Partido Democrático Unionista (DUP), principal representante de la comunidad protestante y socio del Ejecutivo británico, y el Sinn Féin, mayoritario entre la católica, mantienen sus diferencias respecto a varios asuntos clave.

Entre otros, los unionistas se niegan a introducir una ley específica que oficialice el uso de la lengua gaélica y a legalizar el matrimonio entre homosexuales, como piden los nacionalista para garantizar, dicen, los derechos de las minorías en Irlanda del Norte.

También discrepan respecto al legado del pasado conflicto y los mecanismos para asistir a las víctimas e investigar los crímenes cometidos tanto por los paramilitares como por las fuerzas de seguridad durante ese periodo.

El ministro irlandés de Asuntos Exteriores, Simon Coveney, pidió esta mañana a los partidos que efectúen un esfuerzo para acercar sus posiciones "hoy mismo", dada la proximidad de las vacaciones veraniegas. Aunque la Asamblea autónoma de la región permanece suspendida desde las elecciones del pasado marzo, su actividad oficial concluye este viernes.

Clima de tensión

Además, recordó Coveney, la próxima semana arranca la temporada de marchas orangistas, con la que los protestantes celebran su identidad, pero que, a menudo, está marcada por los enfrentamientos violentos que mantienen con la comunidad católica y las fuerzas de seguridad.

En ese clima de tensión, sostienen Londres y Dublín, será más difícil que los partidos cedan terreno ante las cuestiones que aún impiden la formación de un gobierno en la región.

El Ejecutivo de Belfast cayó el pasado enero cuando el histórico dirigente del Sinn Féin Martin McGuinness, ya fallecido, dimitió de su puesto de adjunto de la exministra principal y líder del DUP, Arlene Foster, por un caso de corrupción en la política de energías renovables detectado en la anterior legislatura.

Después de superar hasta cuatro fechas límite impuestas por Londres, el ministro británico para Irlanda del Norte, James Brokenshire, concedió este lunes más tiempo para que los partidos sigan negociando.

Si no hay acuerdo esta semana, Brokenshire podría legislar para producir un presupuesto para Irlanda del Norte, pero no llegaría a suspender totalmente la autonomía y a gobernarla desde Londres y tampoco contempla la posibilidad, de momento, de convocar unos nuevos comicios.

Temas

Ulster

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos