Un tribunal rumano rechaza reconocer vivo a un ciudadano dado por muerto

Se ha negado la petición de devolverle la vida administrativa por los plazos de reclamación

EFEBucarest (Rumanía)

Un tribunal rumano ha rechazado anular el certificado de defunción de un hombre que se presentó ante el juez para demostrar que sigue vivo. «El tribunal de Vaslui desestima la petición por inadmisible desde el punto de vista procesal», señala la corte en un comunicado. «Soy un hombre muerto, pero aun así vivo», dijo Constantin Reliu en declaraciones recogidas hoy por la cadena de televisión ProTV.

Reliu, de 63 años, se marchó a trabajar a Turquía en 1992 y dejó de tener contacto con su mujer hace cinco años. Esta falta de noticias llevó a su esposa a solicitar en 2016 la declaración de su muerte, con el propósito de casarse de nuevo. El hombre descubrió su deceso oficial tras ser expulsado por las autoridades turcas porque su permiso de residencia había expirado.

El tribunal de Vaslui, al noreste de Rumanía, no especifica el motivo por el que ha negado la petición de devolverle la vida administrativa, extremo necesario para que Reliu pueda encontrar trabajo o acceder a ayudas sociales. Según el afectado, la solicitud le fue denegada por haberla presentada demasiado tarde, dos años después de declararse su fallecimiento. Ahora Reliu, quien sobrevive gracias a la ayuda de sus vecinos, deberá probar con diversos documentos, como el del alquiler de vivienda o contratos de trabajo, que ha estado vivo en los últimos años.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos