elcomercio.es
Miércoles, 22 octubre 2014
lluvia
Hoy 9 / 18 || Mañana 7 / 14 |
más información sobre el tiempo
Canal Moda
Estás en: > >
María Lafuente, un desfile inspirado en la libertad
Actualizado: 11:58

PASARELAS

María Lafuente, un desfile inspirado en la libertad

La diseñadora asturiana lleva a la pasarela madrileña tejidos comestibles, donde ayer reinaron David Delfín, Hannibal Laguna y Juanjo Oliva

18.02.14 - 03:41 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

El color, la variedad de tejidos y la sostenibilidad firmaron la apuesta de la asturiana María Lafuente en la sección Off Cibeles de la Mercedes-Benz Fashion Week Madrid. La colección ‘Kapok’ se vio nutrida por algodón, látex orgánico y crepes, con la novedad de la miel de caña orgánica de Eviday Melosa Chitre Panamá, utilizada para la arquitectura de las prendas y los accesorios, convirtiéndo algunos de ellos en comestibles. Materiales con tonos rojos, verdes, beige, crudos y el siempre recurrente negro.

La Antigua Estación de Atocha fue el escenario elegido por la diseñadora para presentar sus colección, «inspirada en la libertad, que toma el aleteo de la mariposa como símbolo universal». También hubo espacio para las nuevas tecnologías: las Google Glass de Droiders posibilitaron una nueva forma de presenciar los desfiles, esta vez desde el punto de vista de alguna de las modelos, varias de ellas asturianas. Así, el espectador podía ver vía streaming desde cualquier punto del planeta, qué ocurría en el ‘backstage’ y sobre la pasarela. Para Lafuente desfiló también Claudia Hierro, hija del ex futbolista Fernando Hierro, que debutó este año en la semana de la moda madrileña, que ayer protagonizaron David Delfín, Hannibal Laguna y Juanjo Oliva.

Mosquetones, cuerdas, cremalleras, velcros… David Delfín regresó a la Mercedes-Benz Fashion Week Madrid rodeado de sus elementos fetiche para gritar a los cuatro vientos su amor por el diseñador ovetense Pelayo Díaz, que se plasmó en prendas de lana, algodón y poliéster con una base en blanco y negro con su famoso estampado bacterio –que hasta ahora solo había usado en complementos– salpicada de con fresa, azul eléctrico, uva, esmeralda y naranja. La musa del malagueño, Bimba Bosé, fue la encargada de abrir y cerrar el desfile, aunque en esta ocasión tuvo que compartir protagonismo con Verónica Blume en un espectáculo que estaba tanto sobre la pasarela como en el ‘front row’.

No es plato de buen gusto desfilar tras el polémico Delfín, pero Hannibal Laguna salió vivo del trance con una línea menos barroca de lo habitual. El modisto realizó una retrospectiva de las piezas creadas para sus clientas durante 28 años, recuperando ideas que nunca había subido a la pasarela, como los funcionales bolsillos de sus vestidos. Entre la elegancia de la organza de seda y el mohair en los tonos del cielo mediterráneo se colaron un par de jeans con los que hace un guiño sport a la mujer real.

La tarde tomó forma de la mano de Juanjo Oliva con una colección sublime para todos los bolsillos –el precio de las prendas oscilará entre 40 y 200 euros–. El buen hacer y la sofisticación de la firma se cristalizaron en una línea en la que destacaron los colores vivos como el sandía y el amarillo delimitados con negro, sin olvidar un print abstracto que recordaba a Ana Locking, en tejidos muy deportivos, destacando el neopreno. Un hechizo que se rompió con el pase doble de María Escoté y Carlos Díez. La catalana, cuya máxima parece ser la misma que la de María Isabel, ‘Antes muerta que sencilla’, se montó su propio western a base de flecos en piezas de piel, mientras que los vestidos de gasas se ciñeron al cuerpo como una segunda piel. La funcionalidad que no conoce Escoté la explotó Díez. El bilbaíno se calzó las botas de montaña para mostrar una colección muy masculina en tonos tierra que sirve tanto para irse de acampada como para acudir a una ‘rave’ bajo la lluvia, con prendas austeras para un tostón de desfile.

Los encargados de poner el punto final al circuito de los diseñadores consagrados fueron los peleteros Miguel Marinero y Jesús Lorenzo. Marinero se basó en la noche asturiana, donde la simplicidad de las siluetas lució en el mestizaje de los tejidos nobles –cashmere, lana y tweed– y las pieles en una paleta que parte de los colores ‘candy’ a los más estridentes, con el rosa como protagonista. Jesús Lorenzo se decantó por la estética del cine negro fiel a su convicción de desmitificar la peletería clásica orientándose a una mujer joven y urbana. Un universo de contrastes que mostró algunos acentos ochenteros con múltiples efectos metalizados.

Más información: Canal moda

En Tuenti

El Comercio Digital

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.