elcomercio.es
Miércoles, 22 octubre 2014
sol
Hoy 5 / 21 || Mañana 11 / 21 |
más información sobre el tiempo
Canal Moda
Estás en: > >
El adiós a los vestidos de novia palabra de honor
Actualizado: 21:26

tendencias

El adiós a los vestidos de novia palabra de honor

Las nuevas tendencias priman los escotes en la espalda y los juegos de transparencias

13.05.14 - 20:13 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

Han reinado durante muchos años, pero ahora han caído en desgracia. Los vestidos de novia palabra de honor han casi desaparecido de la Pasarela Gaudí Novias después de muchas temporadas, en favor de los escotes en la espalda y los juegos de transparencias, una tendencia en la que han coincidido las firmas que presentaron sus colecciones en Barcelona.

El desfile de los 50 años de Pronovias coronó a la "top model" Karolina Kurkova, amiga de la casa y una entusiasta de sus vestidos, como la musa de la firma, y sirvió además para dar la bienvenida al futuro. Una Karolina Kourkova espléndida arrancó la pasarela con un diseño de línea sirena de tul bordado con microgranito y pedrería, como encaje de Chantilly, y con un escote transparente de tul, también bordado que parecía plumeti, que dejaba los hombros al aire.

Más de 2.000 personas de todo el mundo vieron el desfile, en el que brilló la nueva colección Atelier Pronovias, inspirada en la larga trayectoria de la compañía, y que incorpora elementos nuevos como los "separates", una apuesta muy fuerte por los diseños formados por cuerpo y falda. Sobre la pasarela también se vieron diseños joya donde la pedrería es la protagonista absoluta, así como los vestidos cortos y los clásicos camiseros, una creación del que fue director creativo de la casa durante 23 años, Manuel Mota, que siguen siendo tendencia absoluta. Hechos de ricos tejidos como encajes franceses de Chantilly, mikados, crepes, brocados o dupión de seda, las modelos vistieron trajes de novia inspirados en los que llevaban las grandes estrellas de Hollywood de los años 30 y 40. Pronovias presentó además una colección en la que ha experimentado con nuevas técnicas para conseguir volúmenes sin peso, y en la que ha trabajado con nuevos bordados y materiales como los vestidos "Crystal Collection", y con una nueva gama de colores pastel que va más allá del blanco puro hasta llegar al siena.

Hannibal Laguna fue uno de los creadores en los que más se ha visto el cambio en la tendencia y quien mejor ha sabido plasmar la moda de finales de los años 50 en sus vestidos, especialmente de los años dorados del gran Hollywood. Según explicó, en su colección suben los escotes, se juega con las clavículas, y el velo de novia se pone en la falda del vestido como un toque clásico, porque ahora las novias se casan con más edad. En tejidos, se impone la seda, el tul y los encajes de Chantilly. "La creación de autor en los vestidos de novia nació en Barcelona, y ahora en todo el mundo se copia lo que se hace aquí y lo que se presenta en esta pasarela", recordó el diseñador, quien cree que "ya había llegado el momento de dar un giro a la moda nupcial, aunque en EE.UU. todas las novias quieren llevar los hombros al aire y será difícil hacerles cambiar".

De los 33 vestidos de la colección, que es la 101 de su carrera, los más deliciosos han sido los vestidos de novia de largo tobillero y las combinaciones de color nude con los ricos tejidos para dar visibilidad a las telas, que en los trajes de novia suelen ser muy buenas pero lucen poco en los detalles. Laguna ha explicado que la crisis ha moderado los precios de los vestidos, por lo que todos los de esta colección están por debajo de entre 2.500 y 2.800 euros, hechos a mano y en España, con tejidos de primera calidad, y ha remarcado que le parece "una tomadura de pelo hacer pagar a una novia 2.000 euros, o más, por un vestido hecho a máquina en China".

Por su parte, la diseñadora Rosa Clará presentó una colección inspirada en las grandes divas del cine, en la que fueron protagonistas los brillos, las transparencias, las gasas y las perlas. La modelo Alba Carrillo fue la primera en salir con un vestido de gasa muy Hollywood, con escote en pico con pedrería y brillos, la espalda al descubierto y rematada con una flor, vaporoso y con cola muy ágil, una imagen menos sobria de lo que suele ser el estilo Clará, pero muy equilibrada. Con Manhattan como decorado, Clará presentó vestidos para cualquier tipo de mujer. Clásicos de otomán y piqué con volumen, muy estructurados para las mujeres convencionales, encajes y tules para las románticas, pedrerías y gasas para las sofisticadas, además de espectaculares escotes en espalda con transparencias. Entre los vestidos que han subido a la pasarela ha destacado el que la propia diseñadora llevó el día de su boda y que sin querer se ha convertido en "todo un 'best seller'".

Cymbeline, que enseñó un catálogo con novias de buen gusto, vanguardistas, elegantes, pero sin ser clásicas. Fran Sarabia y Manu Álvarez desfilaron juntos, y lo mejor han sido los sombreros y los tocados, mientras que los continuos tropezones de las modelos, y hasta una caída, lo que más llamó la atención, junto con el colorido de los trajes de fiesta.

De Matilde Cano, con música de Adamo, desfilaron vestidos de fiesta muy vaporosos, y lo más destacado fueron los chalecos hechos con chales y mantones de manila, con flecos incluidos, que daban un toque informal pero con gracia a los conjuntos. El toque de espectáculo, como es habitual, lo ha puesto Jordi Dalmau, que ha cantado y bailado sobre la pasarela antes de enseñar sus habituales vestidos "dos en uno". Debajo de la falda larga aparece otro vestido, y algunos que estaban francamente bien, pero han quedado tapados por el montaje teatral del diseñador, que ha puesto hasta "shorts" con pedrería y brillantes a las novias, lo que los diseñadores definen como "guiños de brillo", que son otra de las tendencias para el año que viene.

El estilo más romántico en trajes de novia lo puso posiblemente la diseñadora gallega Patricia Avendaño, con mucho encaje, gasa y crepé en sus vestidos años 20, volúmenes en las faldas de brocado y muchos toques de pedrería y plateados. Avendaño, que este año quiere expandirse y tiene previsto abrir tres tiendas en franquicia, ha hecho de los flocados y brocados y de la gasa con aplicaciones de pedrería un elemento importante de la colección de fiesta, seria y bien cosida, en la que el color verde, el lila, el añil y el rojo han tenido un papel destacado.

Enlaces relacionados:

Canal moda

Fotos: Así serán las novias de la próxima temporada

Rosa Clará: "Me gustaría vestir a Lupita Nyong'o"

Fotos: La pareja de Neymar, blanca y radiante

TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
El adiós a los vestidos de novia palabra de honor
Moda: Trucos, maquillaje, tratamientos, cuidados, belleza...
Moda: Trucos, maquillaje, tratamientos, cuidados, belleza...
Moda: Trucos, maquillaje, tratamientos, cuidados, belleza...
Moda: Trucos, maquillaje, tratamientos, cuidados, belleza...

El Comercio Digital

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.