El Comercio

BMW Serie 5, clase «business»

  • En febrero llega la séptima generación del BMW Serie 5, una berlina que mejora en todo las virtudes del modelo anterior

Crece la Serie 5 de BMW. No solo en tamaño sino en numerosos apartados. Mejora en consumo, la carrocería es más aerodinámica, el chasis es más ligero y se acentúa el habitual dinamismo, clase e innovaciones tecnológicas del fabricante germano.

Las dimensiones externas son ligeramente más grandes, y ahora la longitud alcanza casi los cinco metros (4.935 milímetros) la anchura es de 1,868 metros y mide 1.466 milímetros de alto. Por tanto, hay un espacio más generoso con mayor altura interna y sitio para las piernas en la parte trasera, así como más capacidad de maletero (530 litros).

Recordar que las primeras generaciones del Serie 5 rondaban los 4,70 metros de largo lo que significa un incremento de unos 20 centímetros con el paso de los años. Esta Serie 5, denominada por BMW como «berlina de negocios por definición», sube un escalón por lo que la superior y nueva Serie 7 debería aumentar el tamaño hasta los 5,30 metros, medidas poco menos que estratosféricas.

Cura de adelgazamiento

La nueva estructura de la séptima generación del Serie 5 incorpora el concepto de diseño ligero que disminuye el peso del vehículo en 100 kilos frente a sus predecesores. Se utilizan además elementos muy ligeros como el aluminio y aceros de alta resistencia que proporcionan mayor rigidez torsional para la carrocería y seguridad para los pasajeros. La suspensión es nueva, con un centro de gravedad más bajo mientras que la distribución de peso en los ejes queda bien equilibrada.

En cuanto a la aerodinámica, la carrocería destaca por un coeficiente de penetración en el aire de solo 0,22, un valor muy bajo para una berlina. La combinación de menor peso y mejor aerodinámica junto con los nuevos motores hace que en el caso del propulsor diésel 520d de la gama Efficient Dynamics se anuncie una media oficial prevista de solo 3,8 litros cada cien kilómetros, que corresponde a 102 gramos de CO2 por kilómetro.

La nueva carrocería de la Serie 5 es de mayor tamaño, con una longitud de 4,935 metros. Hay más espacio para los pasajeros de las plazas traseras y el maletero alcanza un volumen de 530 litros.

Casi cinco metros de longitud

La nueva carrocería de la Serie 5 es de mayor tamaño, con una longitud de 4,935 metros. Hay más espacio para los pasajeros de las plazas traseras y el maletero alcanza un volumen de 530 litros.

La evolución tecnológica en el apartado de sistemas de asistencia también avanza muy rápido y la Serie 5 da un paso más en dirección a la conducción autónoma. En determinadas circunstancias, el conductor puede ajustar la velocidad y el vehículo asume la aceleración, los frenos y la dirección si el conductor así lo desea. El nuevo modelo de BMW cuenta con una cámara estereoscópica de serie que, junto con los sensores opcionales del radar y de ultrasonido, supervisa el entorno del vehículo.

Además del asistente anticolisión y la advertencia de tráfico cruzado, también son nuevos el asistente de cambio de carril, así como la alerta para el mantenimiento de carril con protección activa anticolisión lateral. Este último asiste al conductor en caso de un posible impacto y corrige la dirección si fuera necesario.

El coche va equipado con el sistema iDrive de nueva generación. Con el equipamiento superior, se muestra en una gran pantalla de 10,25 pulgadas la navegación, el teléfono, las ofertas de entretenimiento y las funciones del vehículo, controlado por voz, gestos o al tocar la superficie de la pantalla. La pequeña pantalla que aparece en el parabrisas (Head-up Display) ofrece ahora un 70 % más de superficie de proyección que el anterior, y muestra mucha mayor información como señales de tráfico, avisos de la navegación o advertencias de los sistemas de asistencia.

El coche dispone de asientos con función de masaje, con el control mediante sensores táctiles. El aire acondicionado se puede regular en cuatro zonas, y dispone de un ionizador y un sistema que aromatiza el ambiente.

Asientos más cómodos

El coche dispone de asientos con función de masaje, con el control mediante sensores táctiles. El aire acondicionado se puede regular en cuatro zonas, y dispone de un ionizador y un sistema que aromatiza el ambiente.

Con el sistema BMW ConnectedDrive se amplían nuevos servicios. Es posible reservar y pagar aparcamientos, con búsqueda de estacionamiento y el asistente que detecta espacios libres y realiza la maniobra de forma automática. Con la opción de aparcamiento remoto, el nuevo BMW Serie 5 puede controlarse mediante la llave desde fuera en espacios muy reducidos. Con Apple CarPlay los móviles se cargan de forma inalámbrica y dispone de conexión WiFi para diez dispositivos.

Con mayor espacio en el habitáculo, esta gran berlina lleva asientos con función de masaje para un mejor confort, con el control innovador mediante sensores táctiles o el control de aire acondicionado de cuatro zonas, junto con un ionizador y un sistema que aromatiza el ambiente. El ruido se reduce aún más con un encapsulamiento especial del motor, el acristalamiento acústico para el parabrisas y un techo específico.

La gama de motores se compone de dos propulsores de gasolina y otros dos diésel, todos con la tecnología del doble turbo. Para los primeros se recurre a los 530i y 540i, este último como buque insignia en el lanzamiento (se supone que llegará un espectacular M5). El 530i equipa un nuevo motor de dos litros y cuatro cilindros que desarrolla un par máximo de 350 Nm y una potencia de 252 CV. El consumo promedio combinado es de 5,4 litros/100 km, lo que representa una reducción de más del 11 % en comparación con el 530 precedente.

El 540i monta un seis cilindros en línea con una cilindrada de tres litros y una potencia de 340 CV. Junto con el xDrive, el coche acelera de 0 a 100 km/h en 4,8 segundos y como en la versión anterior la velocidad máxima se limita a 250 kilómetros por hora.

Dos diésel

Para los diésel se van a comercializar los 520d y 530d. Como en los gasolina, el primero es de cuatro cilindros y el más potente, de seis. El «pequeño» rinde 190 CV y un par máximo de 400 Nm, con un consumo de 4,1 l/100 km y unas emisiones de 108 g/km para la versión manual. Con el cambio automático Steptronic de ocho velocidades las cifras bajan un poco: 4,0 l/100 km y 107 g/km.

El nuevo BMW 530d presume de 265 CV y un elevado par de 620 Nm pero con un consumo combinado previsto de 4,5 l/100 km y unas emisiones de 118 g/km, esto es, más de un 13 % de mejora frente al 530d de la gama anterior. Este diésel acelera de 0 a 100 km/h en 5,7 segundos.

En marzo aparecerá el 520d Efficient Dynamics Edition con cambio Steptronic de ocho relaciones y un consumo promedio de 3,8/3,9 litros y unas emisiones de CO2 de solo 102 g/km. Como en la gama que se sigue vendiendo, es opcional la transmisión a las cuatro ruedas (xDrive) para todas las versiones.