BMW M5, 600 caballos

La versión cumbre de la nueva Serie 5 aparecerá la primavera que viene y destaca por sus impresionantes prestaciones

BMW llega a la barrera de los 600 caballos de potencia en la berlina tope de gama de la nueva Serie 5. El espectacular M5, con tracción permanente a las cuatro ruedas, es tan deportivo y dinámico en un circuito como práctico y funcional en el día a día. Habrá que esperar hasta abril del año que viene.

El motor del nuevo M5 es el V8 de 4,4 litros con la habitual tecnología M TwinPower Turbo. La potencia alcanza los 600 CV, valor que se mantiene constante entre 5.600 y 6.700 revoluciones. El par es de 750 Nm, disponible desde solo 1.800 vueltas y, además y aún más sorprendente, es que se mantiene constante hasta las 5.600 rpm, lo que en la práctica debe suponer una respuesta inmediata y progresiva desde muy bajo régimen.

Doble turbo

Los ingenieros de M han aplicado diversas mejoras en el sistema de doble turbo para conseguir un mayor rendimiento. Se incrementa la presión de inyección para unos tiempos más cortos, se modifican los sistemas de lubricación y refrigeración, y también el colector de gases de escape. El sonido del escape, controlado por aletas, varía según el modo seleccionado por el conductor. Se puede modificar la configuración del motor con solo pulsar un botón y seleccionar Sport o Sport Plus.

El M5 dispone del nuevo sistema de tracción a las cuatro ruedas M xDrive. El sistema, en combinación con el diferencial M activo, presenta una configuración con un mayor porcentaje sobre el tren trasero y permite a las ruedas delanteras entrar en juego cuando las posteriores no son capaces de transmitir más potencia a la carretera y se requiere una fuerza de tracción adicional. El diferencial se encarga de distribuir el par entre las ruedas traseras.

Con el sistema de tracción integral se consigue mayor agilidad y estabilidad direccional cuando se conduce de forma muy deportiva o en carreteras con diferentes niveles de adherencia. Al iniciar la marcha, se activa el modo de tracción a las cuatro ruedas (4WD) con el control de estabilidad activado; el conductor puede entonces modificar a una posición con solo propulsión trasera y sin control de estabilidad. Esta última, solo para los más expertos.

Una tercera opción, y nos parece la más equilibrada, es la M Dynamic (4WD Sport) que traslada mayor cantidad de par al eje trasero y se aumenta la capacidad de deslizamiento permisible de la rueda trasera. Permite a los conductores realizar derrapes controlados y así disfrutar de un comportamiento deportivo. El inicio del sobreviraje es notorio en el momento oportuno pero el vehículo permanece estable incluso cuando se conduce al límite.

Ficha técnica BMW M5

Motor: V8, doble turbo

Cilindrada: 4.395 c. c.

Potencia: 600 CV

Par: 750 Nm

Tracción: integral a las cuatro ruedas

Caja de cambios automática M Steptronic

Longitud: 4,965 m.

Anchura: 1.903 m.

Altura: 1.473 m.

Volumen del maletero: 530 litros

Consumo medio: 10,5 litros

Aceleración 0 - 100 km/h.: 3,4 seg.

Velocidad máxima: 305 km/h.

La caja de cambios es la M Steptronic, automática, de ocho velocidades con Drivelogic, desarrollada para ofrecer el máximo rendimiento. Es posible realizar los cambios tanto en automático como en modo secuencial, ya sea con la nueva palanca de cambio acortada o las levas en el volante. La configuración de la transmisión se puede modificar en tres posiciones usando el interruptor Drivelogic situado en la palanca de cambio. La primera corresponde a una conducción eficiente; con la segunda los tiempos de cambio se acortan y la tercera está pensada para la conducción deportiva en circuito.

El bastidor del nuevo M5 se ha desarrollado para lograr un gran dinamismo con la máxima estabilidad direccional. Además lleva control de amortiguación específico de M, con tres modos: Comfort, Sport y Sport Plus y dirección M Servotronic, también regulable en tres posiciones. La suspensión poco se parece a la de sus hermanos de gama, con cambios en el eje delantero y en el trasero, también de cinco brazos.

Los neumáticos de serie (275/40 R 19 delante y 285/40 R 19 detrás) van montados sobre llantas de aleación ligera de cinco radios dobles. En opción, se comercializarán llantas de 20 pulgadas de siete radios dobles en negro o negro pulido. Todos los neumáticos llevan el símbolo de velocidad ZR, adecuados para la velocidad máxima de 305 km/h que alcanza el nuevo BMW M5 con el paquete M Driver (versión de serie: 250 km/h). El coche acelera de cero a cien en solo 3,4 segundos y llega a los 200 por hora en 11,1 segundos.

El nuevo BMW M5 viene equipado de serie con frenos M Compound. Mucho más ligeros que los de hierro fundido convencionales, llevan discos autoventilados y perforados y pinzas fijas de seis pistones pintadas en azul con el logotipo M. En la parte trasera, los frenos son de pinza flotante de un solo pistón. Los frenos cerámicos de carbono M son opcionales; mucho más eficaces en conducción deportiva, se reconocen al instante gracias a las pinzas en color dorado y pesan 23 kilos menos.

Detalles del nuevo M5, como la palanca de cambios más corta, el difusor trasero y los frenos cerámicos.

El vehículo presenta una anchura de vía mayor que la del M5 anterior, y ahora los paneles laterales delanteros, con las características branquias M, son más ligeros y fabricados en aluminio -como el capó- para ahorrar peso. El techo es de un plástico muy ligero y de alta resistencia, y va reforzado con fibra de carbono. El aspecto del difusor trasero cambia por completo y junto con los faldones laterales y el alerón trasero M, le confieren un aspecto deportivo.

En el habitáculo, con capacidad para cuatro plazas, destaca el cuadro de instrumentos de gran tamaño con un diseño específico. Mantiene al conductor informado sobre el modo de conducción, el sistema de tracción a las cuatro ruedas y la opción Drivelogic activada. En la pantalla táctil central, se pueden configurar los distintos elementos y la pantalla central de información permite el control por gestos.

La tapicería de los asientos es de cuero Merino de serie. Los asientos delanteros son deportivos con ajuste eléctrico, calefactables y el logotipo M en relieve en los reposacabezas. Además del reglaje eléctrico de la profundidad del asiento, también se ajusta la anchura del respaldo para proporcionar un máximo apoyo lateral. El nuevo M5 dispone con todos los sistemas de asistencia al conductor del nuevo Serie 5.

Fotos

Vídeos