Llega la Copa Alpine A110

Llega la Copa Alpine A110

El año que viene se disputarán 12 carreras en seis circuitos diferentes, incluido el de Catalunya

Renault vuelve a apostar por el mundo de la competición y en este caso de la mano de Alpine. Se trata de la Alpine Europa Cup, una copa que comenzará el año que viene en el circuito de Paul Ricard y terminará en el de Catalunya. En total, 12 carreras en seis circuitos diferentes para poco más de 20 pilotos.

Cada prueba constará de dos sesiones de entrenamientos libres, dos clasificaciones y dos carreras, con un tiempo total en pista de tres horas. Dos pilotos podrán compartir el volante de un mismo Alpine. El proyecto se presenta atractivo, con un coste por temporada, sin impuestos e incluida la amortización del coche en tres años, inferior a 100.000 euros y con unas primas y dotaciones superiores a los 160.000 euros.

Además, el campeonato es abierto a todo tipo de pilotos, con una clasificación general, otra para menores de 25 años ideal para los jóvenes que quieran iniciarse en competición y una tercera para gentleman con una edad superior a los 45 años.

El protagonista principal de esta copa es el Alpine A110 Cup, derivado del modelo de serie A110 Première Édition. La concepción, desarrollo y comercialización del Alpine de "carreras" se encarga Signatech, firma con una gran experiencia en competición y que ya colabora con los modelos A470 del Campeonato del Mundo de Resistencia FIA WEC.

Fabricado en la planta Alpine de Dieppe, la preparación del A110 Cup comienza con el reto que supone integrar un arco de acero (necesario en competición) en un chasis de aluminio. Los ingenieros de Signatech y Renault Sport Racing han ideado una técnica en la que se integran las placas de acero a la estructura, que se fijan por pegado, y después con pernos se protegen mediante cataforesis. Las placas sirven como puntos de anclaje en los tubos de acero que garantizan la seguridad del piloto.

Chasis monocasco

El chasis monocasco se modifica para adaptar la geometría de suspensión, se rebaja la altura de la carrocería 40 milímetros y se adapta al elevado nivel de adherencia que proporcionan los neumáticos Michelin slicks. Con un motor de 270 caballos y un peso de 1.050 kilos, el Alpine A110 Cup promete prestaciones y se asegura un buen rendimiento en pista.

El motor es el mismo del Alpine de serie y solo desarrolla 18 caballos más gracias a un filtro de aire y un sistema de escape específico. Puesto a punto por Oreca, es un propulsor 1.800 con turbo e inyección directa. El par motor sigue rindiendo 320 Nm, mientras que la gestión electrónica corresponde a Magneti-Marelli con un sistema de adquisición de datos del motor y chasis.

La disposición de la mecánica es perfecta para competición (central trasera) y monta una caja de cambios secuencial con mandos en el volante; como cabe esperar en un vehículo de estas características, va equipado con un diferencial autoblocante con deslizamiento limitado.

En el apartado de suspensión, la combinación de muelle y amortiguador son del especialista Öhlins, que permite regulación tanto en compresión como en extensión. Lo mismo que el coche de serie, los frenos son Brembo. Con discos de magnesio ventilados de 355 mm (delante) y 330 mm (atrás), las pinzas son de seis pistones de última generación. El ABS y el control de estabilidad son regulables y se pueden desactivar.

El interior del Alpine A110 Cup destaca por el asiento baquet Sabelt de competición, arnés de seis puntos compatible con Hans, volante XAP derivado del Alpine A470 con un original cuadro de instrumentos digital que agrupa toda la información de elementos del vehículo, y mando para limitador de velocidad en boxes, radio, activación de la bebida, etc.

El Alpine A110 Cup efectuará un intenso programa de pruebas de desarrollo. Los pilotos de la marca en el campeonato FIA Nicolas Lapierre y Nelson Panciatici se encargarán de la mayor parte de los rodajes para probar la fiabilidad y definir los reglajes básicos que serán comunicados a todos los clientes.

Fotos

Vídeos