El Comercio

Toyota GT86, diseño más deportivo

  • Estilo renovado, mayor equipamiento y mejoras en el chasis, principales novedades del cupé más divertido de Toyota

Cinco años después de su primera aparición, Toyota renueva el GT86 con un estilo más deportivo, mejoras en el chasis para optimizar el comportamiento, mayor equipamiento y además cuenta con nuevos materiales que proporcionan más calidad. Se comercializa desde 32.990 euros.

El GT86 es un cupé un tanto especial. Un modelo que gracias a su disposición de motor delantero y transmisión a las ruedas traseras combinado con un motor de 200 caballos de potencia, lo hace divertido de conducir. Un propulsor de gasolina tipo bóxer (cilindros opuestos) de dos litros de cilindrada asociado a un cambio manual de seis velocidades o a uno automático, en opción, también de seis relaciones.

Imagen más deportiva

La imagen del nuevo Toyota es más agresiva por los nuevos paragolpes, la parrilla delantera, un alerón trasero flotante fabricado en aluminio muy ligero pintado en negro con las alas en el color de la carrocería y unas llantas de aleación de 17 pulgadas de diez radios. Además dispone de nuevos faros biled y pilotos traseros de led. Utiliza esa misma tecnología para los antiniebla delanteros y traseros, los intermitentes y las luces de conducción diurna.

En el habitáculo, además de la mejora en la calidad percibida, el habitáculo es más deportivo con detalles como el nuevo volante, algo más pequeño pero más grueso que el del GT86 anterior (el de menor tamaño de toda la gama Toyota). Va recubierto en piel con pespuntes en rojo, lo mismo que la palanca de cambios y el freno de mano. Ese acabado también se presenta en los paneles de las puertas y en el salpicadero.

El nuevo GT86 se caracteriza por un estilo más deportivo, con aletas más prominentes, llantas de aleación de diez radios, pilotos de led y un alerón trasero flotante.

Cambios en el diseño

El nuevo GT86 se caracteriza por un estilo más deportivo, con aletas más prominentes, llantas de aleación de diez radios, pilotos de led y un alerón trasero flotante.

La instrumentación cuenta con nuevos mandos y botones para el manejo del climatizador y una nueva pantalla TFT de 4,2” que aporta numerosa información sobre el consumo, velocidad media, temperatura de aceite y además muestra la curva de potencia y par del motor con un indicador de fuerzas G y cronómetro, muy útil cuando se rueda en circuito. El cuadro de instrumentos se ha rediseñado, con una nueva imagen para las esferas del velocímetro y el cuentarrevoluciones, esta última con fondo blanco.

Para una mejor estabilidad, los ingenieros de Toyota han evolucionado el chasis que proporciona mayor rigidez a la carrocería, con cambios en la suspensión y un coeficiente de penetración en el aire más aerodinámico gracias al nuevo frontal situado más bajo y unos pasos de rueda más prominente donde fluye mejor el viento. En definitiva, un comportamiento más brillante en curva, y una respuesta y confort de marcha más agradable si se compara con el GT86 anterior.

El motor de 200 CV se ha revisado para una entrega de potencia más progresiva, y respecto al equipamiento se incrementa con un control de estabilidad Sport (modo Track), que resulta menos intrusivo lo que beneficia una conducción más deportiva. También lleva asistente de arranque en pendiente y luces de aviso de frenada de emergencia.

Además, equipa el nuevo Toyota Touch 2, un dispositivo multimedia con pantalla de 6,1”, conectividad Bluetooth, conexiones USB y auxiliares y, en opción, un sistema de navegación Toyota Touch 2 & GO con funciones avanzadas y acceso a distintas aplicaciones.

El Toyota GT86 vale desde 32.990 euros, aunque si se abona a plazos con la financiera de la marca (el sistema Pay per Drive) hay una fórmula que se puede pagar 386 euros al mes durante cuatro años.