El Comercio

MUNDIAL 2014

«Neuer podría jugar de centrocampista»

Löw, en la rueda de prensa.
Löw, en la rueda de prensa. / Afp
  • Joachim Löw atribuye a su portero la imagen de una Alemania vanguardista

Joachim Löw asegura que no lee la información deportiva que se publica en Alemania durante el Mundial para evitar distraerse y que las críticas le afecten. «Eso que gana mi organismo», ironiza el elegante seleccionador teutón. Tiene las ideas claras, las comparte con un grupo que cree en su filosofía de fútbol moderno, atrevido y de buen toque, y ni por asomo los reproches por el mal desempeño de la ‘Mannschaft’ ante Argelia le inquietan.

Pese al mal partido, resuelto en la prórroga, el duelo ante los magrebíes presentó la mejor versión de Neuer como defensa libre con una zaga muy adelantada. «Ante rivales como Estados Unidos o Argelia está claro que vas a dominar, que las líneas van a estar adelantadas y que el portero no puede quedarse en el área. Manuel (Neuer) tiene una buena compenetración con los defensas y, además de un gran portero, es un excelente jugador de fútbol. Asume riesgos con naturalidad y podría jugar de centrocampista».

Aunque Alemania es uno de esos combinados que siempre es favorito por sus tres títulos mundiales, cree Löw que el duelo ante Francia está equilibrado: «Nos encontramos al mismo nivel pero saltaremos con toda confianza al césped. Hemos hecho una preparación concienzuda para afrontar este partido después de la victoria ante Argelia. Podemos hablar de que jugamos mal pero ahora eso no es lo más importante».

Conductor de una gran generación que alcanza las últimas rondas pero a la que le falta un gran título, Löw se felicita por la buena mezcla de jugadores conseguida: “Tenemos futbolistas todavía jóvenes que compiten en los mejores campeonatos de Europa. Desde 2009 dimos un salto de calidad, con la aparición de jóvenes talentos en la Bundesliga, pero que tipos como Khedira u Özil conozcan otras culturas y modelos beneficia a su carácter y a su personalidad».

Al menos en apariencia, Löw no siente agobio, presión o ansiedad. «Estoy muy tranquilo. No sé lo que ocurriría si perdemos, pero en otros países hay grandes selecciones que pronto volvieron a casa», bromea en clara referencia a España. Tampoco cree que eso de la presión afecte a los deportistas de élite, ni siquiera a los anfitriones. Y sabe lo que dice porque le tocó dirigir a Alemania junto a Klinsmann en 2006. «Los jugadores de este nivel están acostumbrados a la presión y obligados a vencer la ansiedad. No pienso que los brasileños tengan muchas dificultades en ese aspecto, y ya lo demostraron en la Copa Confederaciones. Cuando empieza el partido el jugador sólo piensa en ganar, no en lo que puede ocurrir si pierde».

Le preocupa más la plena recuperación de “un tercio” de su plantilla, aquejada de un proceso gripal a causa de los aires acondicionados y los cambios bruscos de temperatura en Brasil, que la debatida posición de Lahm como centrocampista o lateral. «Es verdad que sufrimos enfriamiento y problemas de garganta pero todos los jugadores se han podido entrenar en Maracaná y espero que la enfermedad no vaya a más de aquí al partido». ¿Lahm? «No es nada nuevo. Se comenta desde 2004. Puede jugar en varios posiciones y los comentarios no me ayudan. Tomaremos la decisión correcta y todos la aceptarán. Estoy muy próximo a los jugadores».