El Comercio

MUNDIAL 2014

El representante de Neymar llama «viejo, imbécil y ridículo» a Scolari

El tuit de Wagner Ribeiro.
El tuit de Wagner Ribeiro. / Twitter
  • Wagner Ribeiro aprovecha las redes sociales para faltar al respeto y enumerar los fracasos del seleccionador brasileño

Luiz Felipe Scolari se ha convertido en el enemigo número uno de Brasil después de la humillante derrota por 1-7 ante Alemania en el Mundial con el que todo aficionado local soñaba. En un país en el que el fútbol es más que una religión, más que una cuestión de Estado, el mayor fiasco de la historia de la ‘Canarinha’ ha despertado viejos fantasmas, desatado hostilidades ocultas y ha excitado los odios más acérrimos.

Uno de los que ha desencadenado su ira de forma más exaltada contra el seleccionador ha sido Wagner Ribeiro. El representante de Neymar no ha sido precisamente comedido a la hora de cargar contra Scolari y ha desvelado su animadversión feroz por el técnico con un incendiario comentario a través de su cuenta de Twitter. El agente del crack brasileño del Barça, y de otros como Robinho y Hulk, lanzó un tuit que comenzaba con ‘Seis requisitos para ser técnico de la selección brasileña’, y enumeraba los fracasos como entrenador de ‘Felipao’ para acabar dedicándole unos epítetos no precisamente positivos. «Viejo, imbécil, arrogante, desagradable y ridículo», son los adjetivos con los que corona el agente FIFA al seleccionador.

En los cinco anteriores, Ribeiro explica que para dirigir al equipo nacional de su país, antes hay que «ir a entrenar a la selección de Portugal y no ganar nada; ir al Chelsea y ser despedido; ir a entrenar a Uzbekistán; volver a Brasil, coger a un gran equipo y bajarlo a Segunda División; y presentar la dimisión 56 días antes del final de liga para escapar del descenso». Estos cinco puntos hacen referencia a la carrera desarrollada por Scolari, mientras que en el sexto la ofensa ya es directa, sin atender a razones deportivas.

No es la primera polémica que protagoniza Wagner Ribeiro. De hecho, algunas de ellas han tenido como víctima al Real Madrid y a alguna de sus estrellas. Cuando su representado Vanderlei Luxemburgo fue despedido por Florentino Pérez en diciembre de 2005 cuando no había cumplido un año de su llegada al banquillo blanco, el agente dijo que el presidente lideraba un «club desquiciado» y acusó a algunos de los pesos pesados del vestuario, como Raúl o Helguera, de complicar la existencia a Robinho.

También las tuvo tiesas tiempo después con Cristiano Ronaldo, del que dijo (también a través de las redes sociales) que, a la edad a la que Neymar llegó al Barça, el portugués era « un jugador mediocre» e insistió en que CR7 sólo estaba por encima del punta culé «en peso».