El Comercio

MUNDIAL 2014

Dos escuelas traicionadas

Oscar llora sobre el campo.
Oscar llora sobre el campo. / Afp
  • «No es normal que Brasil no tenga un mediapunta de organización, una camiseta ‘10’. Es inaceptable para nuestra historia», dice Carlos Alberto

«Es un pecado que países como Brasil y Argentina aprovechen tan poco su talento», afirmó Johan Cruyff ya antes de las semifinales del Mundial, después de haber criticado duramente el sistema conservador de su compatriota Louis Van Gaal, que según muchos críticos “atentó” contra el modelo tradicional de la escuela holandesa y cambió el clásico 4-3-3 por un 5-3-2, con esos tres centrales de los que abominan los nostálgicos.

Para Cruyff, el único equipo en la última fase del torneo que mostró un fútbol atractivo fue Alemania. «Por el bien del fútbol espero que pase Alemania. Es el único de los cuatro semifinalistas que está mostrando buen nivel», señaló mientras criticaba a Holanda, Brasil y Argentina.

Si Holanda traicionó a una idea fraguada en los dorados años 70, aunque Van Gaal se defendió insistiendo en que él no vino al Mundial a un “concurso de belleza” sino a ganar partidos, qué decir de Brasil, que apostó por el fútbol defensivo al nombrar a Scolari en 2012, agobiado por las urgencias que le empujaba tener pronto su Mundial en casa, tras destituir a Mano Menezes.

Scolari era el ultimo campeón del mundo con Brasil, tras ganar el título en Corea del Sur y Japón en 2002, por lo que la federación trataba de protegerse. Sus números eran vuelos y el optimismo se desató tras ganar la Copa de las Confederaciones de 2013, al derrotar por 3-0 y avasallar a España en la final de Maracaná.

Felipao siempre se alejó del ‘jogo bonito’ y abundó en el mismo estilo que el Brasil de Dunga en el Mundial de Sudáfrica 2010, donde fue eliminado en cuartos de final precisamente por Holanda (2-1).Paradigma del ‘jogo brutito’ o ‘jogo feinho’, malas pero expresivas traduciones al castellano, es el entrenador menos ofensivo desde que Brasil abandonara definitivamente su vieja táctica alegre y desenfadada tras la derrota en la segunda fase del Mundial de España’82 contra Italia (3-2) en Sarriá.

Tras la destitución de Mano Menezes, se habló ofrecer el puesto a Pep Guardiola, pero la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) acabó eligiendo a Scolari. Según una encuesta realizada por el periódico deportivo Lance entre los lectores de su página de internet, el catalán era el preferido del 62% de los 20.226 hinchas que habían votado, muy por delante de Scolari (15%).

«No es normal que Brasil no tenga un mediapunta de organización, una camiseta ‘10’. Es inaceptable para nuestra historia», afirmó tras la derrota ante Alemania, el defensa Carlos Alberto, campeón en México’70.