El sector turístico evaluará semanalmente durante un mes el impacto de los atentados

Turistas caminan por el paseo marítimo de Barcelona.
Turistas caminan por el paseo marítimo de Barcelona. / AFP

El Gremio de hoteleros de Cataluña afirma que ha habido “muy pocas anulaciones” y que la situación está dentro de la normalidad

DAVID VALERAMadrid

El sector turístico evaluará semanalmente durante un mes las anulaciones, cancelaciones y demandas de alojamiento que se reciban en Barcelona para medir el impacto de los atentados. Este proceso se llevará a cabo durante todo septiembre para ver el comportamiento turístico durante un mes completo. Hasta ahora la industria no facilita datos porque argumenta que es muy pronto para poder sacar conclusiones, aunque en general insisten en que la situación es de normalidad. Sin embargo, con este plan de análisis semanal durante 30 días consideran que es tiempo suficiente para estudiar con perspectiva el escenario y poder realizar un balance más detallado.

De momento, el director general del Gremio de Hoteles de Barcelona, Manel Casals, insistió en que la situación estos días es de “sorprendente normalidad”. En este sentido, afirmó que se han producido “muy pocas anulaciones” y que están dentro de lo habitual como ya adelantó la alcaldesa de la ciudad condal, Ada Colau, el día anterior al reunirse con las principales asociaciones turísticas.

En cualquier caso, todas las partes son conscientes de que todavía es pronto para sacar conclusiones. Precisamente por ese motivo se pone en marcha este plan de seguimiento mensual que permitirá al sector conocer con mayor detalle la evolución y, en caso necesario, decidir junto a la administración qué medidas tomar para revertir una posible caída de las llegadas.

Como ejemplo de que la situación en Barcelona es de calma, Casals recuerda que este fin de semana se celebra un importante congreso internacional de cardiología en el que se espera la llegada de 30.000 asistentes. Un acto que no ha sufrido ninguna modificación en su desarrollo tras los atentados. Un simposio que, precisamente volverá a elevar la ocupación hotelera de la capital catalana a máximos.

Tranquilidad en Cambrils

La normalidad también se respira en Cambrils, la otra ciudad golpeada por los ataques terroristas. “No tengo cancelaciones desde el día siguiente de los atentados”, sostiene Bouchra Rafi, directora del hotel Port Eugeni, quien asegura que sólo dos habitaciones decidieron abandonar su estancia antes de lo previsto. Así, afirma que la ocupación es del 80%, una cifra habitual en estas fechas, y que los turistas que llegan afirman “no tener miedo”.

Estos escenarios coinciden con la previsión de touroperadores o que ya avisaron de un impacto “limitado” en el sector. «En principio, el número de visitantes no se verá afectado por lo sucedido a corto plazo», explicó la Confederación Española de Agencias de Viajes (CEAV) unos días después del atentado. En su opinión, el turista que va a Barcelona es mayoritariamente europeo, por lo que «desgraciadamente ya conoce la situación y los riesgos de desplazarse lejos de sus ciudades como ya ha sucedido antes en lugares como París, Bruselas, Niza, Manchester o Estocolmo». «No se va a ver afectada la imagen de Barcelona, ni de España ni de Europa».

Fotos

Vídeos