Detenido en Granada el presunto autor del homicidio de un vecino al que mató por celos

Víctima del homicidio. /IDEAL
Víctima del homicidio. / IDEAL

La Guardia Civil también ha arrestado a su hijo, que presuntamente lo ayudó a huir del lugar donde dejó el coche calcinado

JOSÉ RAMÓN VILLALBAGranada

Setenta y dos horas después del homicidio de José León, el vecino de Güevéjar asesinado en la puerta de su casa el pasado lunes, se ha registrado la detención de dos personas, el presunto autor de los disparos y su hijo.

La Policía Judicial de la Guardia Civil ha arrestado a estas dos personas residentes en el Polígono de Cartuja y sobre quien se centraron todas las sospechas desde el primer día, después de tomar declaraciones a los familiares, vecinos y de analizar las pruebas existentes, entre otras, las vinculadas con el coche robado en la calle Joaquina Eguaras y después quemado. La necesidad de cambiar de vehículo tras calcinar el primero ha sido una prueba determinante para los investigadores.

La Guardia Civil venía pisándole los pies al presunto homicida desde el primer día, de hecho la presencia de agentes de paisano en distintos puntos de la capital y la provincia fue notable durante el martes y el miércoles.

Las detenciones se produjeron ayer antes de las once de la mañana, de forma muy discreta en el Polígono de Cartuja. Los dos arrestados tienen antecedentes penales. Los investigadores disponen ahora de 72 horas para ponerlos a disposición judicial y terminar el atestado sobre lo ocurrido para entregarlo en sede judicial.

El presunto autor del homicidio usó un revólver para disparar tres balas que acabaron con la vida de José León el pasado lunes sobre las 7.30 horas en la misma puerta del domicilio del finado en Güevéjar. Se sabe que usó un revólver porque no apareció ningún casquillo de bala ya que este tipo de arma retiene esa zona de la bala en el tambor del arma tras su detonación. Tras efectuar los disparos salió por la misma calle Nueva de SanJuan de Güevéjar hacia adelante y puso rumbo al cruce de Calicasas por una carretera muy poco transitada, tras cuatro kilómetros recorridos abandonó el vehículo y le prendió fuego, tomando otro para llegar hasta la capital granadina, donde ha permanecido escondido hasta ayer por la mañana, cuando fue detenido por la Policía Judicial de la Guardia Civil de Granada. En esa carretera y tras quemar el vehículo robado para acudir a la casa de la víctima, presuntamente lo estaba esperando su hijo con otro coche con el cual llegó a la capital granadina.

A tenor de lo visto tenía el crimen muy bien planeado desde el minuto uno. Robó el coche, muy cerca de su lugar de residencia, esperó a la víctima cuando sabía que iba a salir para marchar a trabajar al campo, quemó el coche robado y después huyó en otro vehículo. Hasta el arma de fuego utilizada, que se puede conseguir por menos de cien euros en el mercado negro, fue escogida para evitar dejar rastro de casquillos en el escenario del crimen.

Los testigos

Hubo testigos que vieron a un hombre alto y delgado ataviado con un sombrero y unas gafas negras, identificándolo como la persona que huyó en el turismo Opel Corsa que posteriormente fue abandonado en el cruce de Calicasas.

El móvil del crimen está relacionado con un asunto de faldas. Parece ser que la víctima estuvo relacionado sentimentalmente con una joven de origen magrebí, una mujer que también mantuvo una relación de pareja con el presunto autor de los disparos. Los celos del presunto homicida sobre la víctima le llevaron a apretar el gatillo.

Con estas dos detenciones de la Guardia Civil el caso podría estar prácticamente resuelto. La víctima del crimen tenía 62 años y era un trabajador del campo, natural de Cogollos Vega aunque llevaba muchos años afincado en Güevéjar. En el momento de los hechos su hijo más pequeño, de 17 años, se encontraba en la vivienda aunque no contempló la escena del crimen, sólo vio al padre cuando ya estaba muerto.

Fotos

Vídeos