Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
AVILÉS - GIJÓN - OVIEDO | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Portada

13.05.09 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
El cultivo de la frambuesa puede generar renta agraria y convertirse en una alternativa viable para el campo asturiano. Así lo indica un estudio reciente de técnicos del Servicio Regional de Investigación y Desarrollo Agroalimentario (Serida). Eso sí, aclara que esos serán los resultados siempre y cuando la producción se realice en base a unas pautas concretas. La clave está en las características del clima del Principado que permite poner esta fruta silvestre en los mercados europeos en unos meses en los que el resto de productores continentales no pueden hacerlo (especialmente en los meses de primavera y otoño).
Para ello son necesarias varias condiciones. Primero, utilizar variedades de frambuesa reflorecientes (que den fruto dos veces al año). Segundo, que el cultivo se realice bajo un invernadero, de tal manera que con la ayuda del manejo de la poda se pueda adelantar la primera cosecha y retrasar la segunda. Y, por último, poder acceder al canal de distribución de Asturian Berries para colocar el fruto siempre fresco en las estanterías de los establecimientos europeos. Y es que nuestros vecinos de la Unión Europea -especialmente Inglaterra, Alemania, Francia y Holanda- aprecian mucho los frutos del bosque frescos por su gran aporte de antioxidantes.
Según indica Guillermo García, técnico del área de experimentación agroforestal del Serida, «la utilización de invernaderos es fundamental para poder controlar la cosecha y poder adelantarla o retrasarla». Este organismo lleva investigando con la frambuesa y otros pequeños frutos desde 1994. «Hemos hecho algunos experimentos en los que hemos visto que es posible retrasar la segunda cosecha de manera que se recoja fruto fresco en Navidad, que también es otro importante hueco de la oferta en este mercado» señala.
La utilización del invernadero también aporta al cultivo limpieza y un menor riesgo de que las plantas se vean afectadas por enfermedades.
Más barato que el arándano
Actualmente en Asturias apenas existen plantaciones reseñables de frambuesas. Según apunta García, «como mucho, habrá cinco hectáreas en todo el Principado, y casi nada de cultivo en invernadero».
En España los principales productores son Huelva, Extremadura y, en menor medida, Castilla y León. En el resto de Europa, Serbia, Montenegro, Polonia y Rusia son los países con mayor número de hectáreas dedicadas a este fruto.
Desde el Serida se apunta a este tipo de cultivo como una alternativa que, en principio, complemente a otra actividad como puede ser una ganadería o incluso el turismo rural. El mayor coste a la hora de iniciar una plantación es el del invernadero. Varía entre los 6 y los 20 euros el metro cuadrado en función del material. El cultivo de frambuesa propiamente dicho «no es más caro que el de tomate y sí que es más barato que el del arándano», explica García.
En cuanto al rendimiento, el técnico apunta que «sumando las dos cosechas una hectárea puede producir entre 12 y 15 toneladas de frambuesas. El precio que se paga al productor por cada kilo puede incluso alcanzar los 4 euros». Otro aspecto interesante de la frambuesa frente a otros frutos del bosque es que la plantación está en un año ya a pleno rendimiento.

| Comparte esta noticia -

¿Qué es esto?

Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS