El Comercio

El PP hizo contratos menores para llevar el marcador en los partidos del Oviedo Baloncesto

Un partido del Unión Financiera en el polideportivo de Pumarín.
Un partido del Unión Financiera en el polideportivo de Pumarín. / PIÑA
  • La nueva concejalía de Deportes llegó a un acuerdo con el club para que asumiera las tareas sin costes para el Ayuntamiento

El polideportivo de Pumarín, en cada partido del Oviedo Baloncesto, es una olla. La cercanía de la grada a la cancha, la sonoridad del edificio... todo contribuye a que el porcentaje de victorias como local del club sea notablemente superior al que ha registrado lejos de su casa en sus temporadas en la LEB Oro. El ambiente es especial, también que durante todo el año pasado y parte del anterior, el Ayuntamiento contrató, a través de contratos menores firmados para cada partido; el manejo del marcador o la apertura de las gradas.

El importe de las facturas, a las que ha tenido acceso este diario, varía entre los 148 y los 226 euros, con alguna excepción por encima por la inclusión de otros servicios como «preparación de las gradas». Todos, sin embargo, llevan la misma justificación por delante firmada por el mismo responsable del área de Deportes, que el Ayuntamiento carece de personal para abrir las gradas o llevar el marcador por lo que procedía su externalización. Eso sí, siempre con la misma empresa: Educación Deportiva del Principado, contratistas de otros servicios del mismo área.

La anomalía tiene pinta de ser un fraccionamiento de contrato, algo prohibido por ley; pero no consta denuncia ni que se haya abierto expediente contra el responsable, un trabajador (personal laboral) que está siendo juzgado dentro del 'Caso Renedo', junto con otros dos compañeros suyos en el área de Deportes.

Un acuerdo

La concejalía de Deportes señala que cuando descubrió la existencia de estos contratos menores se puso en contacto con el club para preguntarles si podrían ellos asumir la tarea. No hubo ningún problema. El Oviedo Baloncesto abre gradas y maneja el marcador con normalidad, desde entonces. Tampoco tiene tanto mérito: las gradas están mecanizadas para facilitar su apertura y de encender el marcador, por lo que se ve, se puede encargar casi cualquier gratis.