El Comercio

El Ayuntamiento deposita casi 290.000 euros por la parcela de Gil Blas

  • Esta cantidad es la diferencia entre la valoración municipal y la realizada por el jurado de expropiación para evitar la retasación

El equipo de gobierno quiere evitar a toda costa que la pequeña finca situada en el número 13 de la calle Gil Blas, se convierta en un nuevo Villa Magdalena y ha consignado 288.950 euros para hacer frente a su expropiación. En un principio, se habían depositado los 113.426 euros que marcaba la hoja de precio municipal, pero el jurado de expropiación forzosa elevó esta cifra hasta los 402.500 euros. Ahora, se ha abonado la diferencia entre ambas cantidades con la finalidad de que no se realice a la retasación.

La expropiación de estos terrenos la inició el anterior equipo de gobierno en 2012. Este solar tiene poco más de 326 metros cuadrados, que está calificada por el Plan General de Ordenación Urbana como suelo para equipamiento educativo, ya que se encuentra en los alrededores del colegio Veneranda Manzano. En un principio, no constan demandas por parte del centro para ampliar sus instalaciones con esta finca. Sin embargo, el centro lleva reclamando desde hace ocho años el arreglo del cierre perimetral, que se vino abajo tras una tormenta, y en julio, el Ayuntamiento junto al Principado dieron el visto bueno al convenio y es esta última institución la que se debe de hacer cargo de las obras.

Una vez que se comenzó el procedimiento expropiatorio, los propietarios, varios miembros de una misma familia, presentaron su hoja de aprecio el 12 de junio de 2014 en la que valoraban la finca en casi 2 millones de euros. Esta tasación no gustó a los técnicos municipales que la consideraron desproporcionada y se apresuraron a rechazarla.

El justiprecio, cuatro veces la tasación municipal, tampoco gustó a los funcionarios municipales. La sección de Planeamiento y Gestión Urbanística instó a recurrirlo, primero en reposición, y tras la desestimación de esta vía, ahora en el Contencioso. Los técnicos consideran que hay errores importantes en la «valoración de venta del hipotético inmueble», porque, de nuevo, los terrenos no valen por el rendimiento que se les pueda sacar sino por el valor medio de su entorno, se han tomado como referencias «ofertas» en lugar de transacciones efectivamente registradas. También, que el jurado no ha descontado del precio las zonas comunes del hipotético edificio .

A pesar de la consignación de esta cantidad en la caja general de depósitos, el Ayuntamiento sigue con su pretensión de recurrir la tasación ante el juzgado Contencioso-Administrativo, que fue aprobada el pasado 13 de mayo en junta de gobierno.

Temas