El Comercio

El Ayuntamiento de Oviedo suma doce agentes locales tras nueve años sin incorporaciones

Los doce nuevos agentes de la Policía Local recibieron ayer sus carnés profesionales y la bienvenida del gobierno local en el Salón de Plenos del Ayuntamiento.
Los doce nuevos agentes de la Policía Local recibieron ayer sus carnés profesionales y la bienvenida del gobierno local en el Salón de Plenos del Ayuntamiento. / MARIO ROJAS
  • Ricardo Fernández anima a los nuevos policías a ejercer «la autoridad, no el autoritarismo» | El edil de Seguridad Ciudadana anuncia la convocatoria de diez plazas más que están «a punto de salir»

Que la plantilla de la Policía Local es poca y con una media de edad elevada es algo que el concejal de Seguridad Ciudadana, Ricardo Fernández, ha repetido en numerosas ocasiones desde su llegada al cargo hace poco más de un año. Cambiarlo es su prioridad, por eso tenía claro que el de ayer era un día «muy importante para el Ayuntamiento y para la Policía Local». Porque ayer doce nuevos agentes se vistieron el uniforme para recibir sus carnés profesionales. El Ayuntamiento abrió el salón de plenos para darles la bienvenida con los brazos más que abiertos.

Con ellos la ciudad suma 300 policías municipales, una cifra que aún permanece por debajo de la ratio nacional. «Lo ideal es que tengamos 330 agentes para estar en las cifras adecuadas para ciudades de 220.000 habitantes como Oviedo. Vamos por el buen camino», aseguró Fernández. Lo dice porque tiene ya prácticamente lista una nueva convocatoria para incorporar otros diez agentes al cuerpo de seguridad. «Ese anuncio prioritario que realizamos hace ya unos cuantos meses se va materializando. La convocatoria de otras diez plazas está prácticamente finalizada. Está a punto de salir», garantizó.

Las doce plazas que ya son una realidad fueron convocadas mucho antes de la llegada de Fernández al Ayuntamiento. Corresponden a las convocatorias de 2008, 2009 y 2010, un procedimiento que fue objeto de litigios judiciales por contener un límite de edad -los 30 años- para acceder al mismo. Tras las resoluciones judiciales, «nosotros hemos tenido la suerte de concluir el proceso y llevarlo a buen puerto».

Tras nueve años sin incorporaciones en la Policía Local, ayer todo eran sonrisas. Las de los agentes que han aguardado años hasta lograr un empleo estable, la de sus familiares que les han apoyado durante todo este tiempo y las del equipo de gobierno, que recibió el acto como un oasis entre la tramitación municipal. «Hay días muy jodidos, muy frustrantes ante un Ayuntamiento vacío de personal y las sentencias que llegan por la gestión pasada y que todos leéis en la prensa. Por eso días como hoy te dan fuerzas», reconoció el concejal de Personal, Iván Álvarez. Para él, edil de Izquierda Unida, como para sus socios de gobierno, Somos y PSOE, «es un orgullo ver como se crean plazas de empleo estable. Vamos a seguir trabajando en esta línea».

Rubén Rosón, concejal de Economía y Empleo, asentía a su lado: «Haremos el esfuerzo presupuestario que sea necesario para dotar de medios personales a este Ayuntamiento. Presta ver caras jóvenes con todo un recorrido vital en este Ayuntamiento y con derechos laborales estables ante esa inseguridad laboral de tantos jóvenes», expuso.

El edil de Seguridad Ciudadana se ofreció públicamente para solucionar cualquier problema que pueda haber en su día a día, pero también les pidió algo. Por un lado, que sintieran orgullo de ser Policías Locales en el Ayuntamiento y lo segundo, que siempre se rijan por «la disciplina y la autoridad, no por el autoritarismo. Respetar la norma vigente en cada momento es lo primordial», subrayó.

Quedaron para el final del modesto acto las palabras del alcalde, Wenceslao López, que no escondía la alegría por el incremento de la plantilla municipal. «Vuestra aportación es de cantidad, pero también de calidad, porque todos sabemos que la plantilla de la Policía Local, como la de bomberos, está envejecida», expuso. También esbozó el día a día con el que tendrán que lidiar los agentes, con «una sociedad cada vez más diversa y heterogénea. Hay un mundo formal y otro informal, otro marginal donde se encuentran los ciudadanos más desfavorecidos y donde otros aprovechan para hacer negocio, es donde más crece la delincuencia y el abuso contra el ser humano. Hace falta empatizar mucho con la sociedad para resolver de la mejor forma los conflictos», expuso el alcalde tras felicitar a los nuevos doce agentes.

Temas