El Comercio

«No tengo ningún problema en explicar ante la jueza lo que vi en el incendio de Uría»

Ricardo Fernández siguió el incendio a pie de calle.
Ricardo Fernández siguió el incendio a pie de calle. / MARIO ROJAS
  • La Audiencia considera que las declaraciones del edil de Seguridad Ciudadana y del alcalde pueden aportar «algún dato o indicio relevante»

El concejal de Seguridad Ciudadana, Ricardo Fernández, acudirá «sin ningún problema» a declarar ante la jueza de Instrucción número 2, Simonet Quelle, quien investiga las circunstancias en las que se desarrolló el pasado abril el incendio de Uría, 58, en el que falleció el bombero Eloy Palacio. El edil ya había manifestado tras el suceso que no tenía inconveniente alguno «en declarar como uno más de los testigos que estaba allí y por mi puesto de responsabilidad. Contribuiré en lo que pueda», declaró a los pocos días del incendio. Ayer lo repitió. Esta vez ya con fecha para comparecer en sede judicial.

«Lo dije en su momento. No tengo problema en declarar en la sede judicial, institucional o administrativa que proceda sobre lo que vi. Será eso lo que declararé», expresó tras conocerse que finalmente tendrá que declarar junto al alcalde, Wenceslao López, ante la magistrada instructora. Inicialmente la jueza había desechado la declaración por inutilidad para la causa y por el retraso que podría producirse en una instrucción «que no debe extenderse más de lo necesario». El sindicato Corriente Sindical de Izquierdas (CSI) recurrió ese rechazo a la prueba testifical de los dos cargos políticos y la Audiencia Provincial ha estimado el recurso. Comparecerán el 7 de octubre, aunque al menos el edil de Seguridad Ciudadana aún no ha recibido la citación. El alcalde no realizó ayer declaraciones al respecto.

Cerca de los mandos

Considera la Sala Segunda de la Audiencia Provincial que, aunque el regidor «no tiene por qué tener conocimientos sobre la forma de actuar» en un incendio y que su jefatura del Cuerpo de Bomberos «resulte simplemente derivada de su cargo político», pude aportar algún dato o indicio relevante. «Lo cierto es que aún siendo un espectador de los hechos, estuvo acompañando a los mandos y personal superior del cuerpo, pudo interesarse por el devenir del incendio, tener conocimiento de las órdenes e instrucciones dadas a los equipos de extinción», señala el autor de la Audiencia. Por ello considera que tanto el testimonio de López como el de Fernández «no son inútiles o dilatorias».

Las versiones ofrecidas hasta el momento a la jueza son las del jefe del Servicio de Extinción de Incendios y Salvamento (SEIS), José Manuel Torres; el jefe de turno en el día del incendio de la calle Uría, Juan José Puente; y uno de los inspectores del SEIS Luis Díaz Montes.