El Comercio

«Me duele que el Centro Asturiano no haya recibido ayudas del Ayuntamiento»

fotogalería

La imagen de La Santina a hombros de varios socios del Centro Asturiano seguida por su presidente, Alfredo Canteli y el Padre Valdés y la reina y damas de las fiestas. / FOTOS: ALEX PIÑA.

  • El Club de Campo despide sus fiestas de Nuestra Señora de Covadonga por todo lo alto

  • Alfredo Canteli afirma que la institución «emblemática» que preside no debe participar en concursos de subvenciones

Era día de fiesta pero también de reivindicaciones. El presidente del Centro Asturiano de Oviedo, Alfredo Canteli, despidió ayer las fiestas de Nuestra Señora de Covadonga en el Club de Campo y aprovechó para dar un nuevo tirón de orejas al gobierno local.

Igual que hizo el día del pregón, cuando recriminó al alcalde de la ciudad, Wenceslao López, la supresión de la subvención municipal, ayer no quiso Canteli perder la ocasión de nuevo: «Estamos en condiciones en el Centro Asturiano de decir lo que sentimos porque esta institución está aportando mucho a la ciudad de Oviedo y que no haya habido un solo euro para ayudarnos, sabiendo que tenemos una economía baja, me duele», afirmó.

Canteli aseguró que seguirán insistiendo en su petición ante la «falta de sensibilidad para valorar el trabajo que hace el Centro». Trabajo que el presidente resumió en la «gran aportación» que el club hace al deporte, la cultura, al ocio y a la protección de la familia.

No contempla presentarse a ningún concurso para optar a las ayudas municipales, como así le propuso el propio alcalde el día del pregón. «No entiendo a qué concurso tiene que ir el Centro Asturiano. Es una entidad emblemática de Oviedo a la cuál hay que ayudar. No obstante quedó en explicármelo él. Pero posiblemente tampoco lo voy a entender», ironizó Canteli. «No somos la fundación Princesa de Asturias ni un club de élite. Habrá que implicarse un poco más y repartir el dinero más equitativamente. No me convenció el alcalde», concluyó

El gobierno local retiró el pasado año los 58.000 euros de ayuda que recibía la institución en concepto de subvención nominativa. Ahora, cualquier institución o entidad que quiera optar a una ayuda municipal deberá presentarse a un concurso.

250 raciones de fabada

El día de fiesta que vivió ayer el Centro Asturiano sirvió para algo más que lanzar pullas políticas. «Es el día grande de las fiestas de Nuestra Señora de Covadonga, para mí importantísimo, con la procesión y una misa hermosa por parte del Padre Valdés», describió Canteli que lamentó la ausencia, por enfermedad, del capellán del Centro Asturiano, José Franco.

Antes de la misa de campaña, una comitiva presidida por la junta directiva del Centro Asturiano, la reina y las damas de honor de las fiestas y varias agrupaciones folclóricas, siguió la tradicional procesión de la Santina. La Virgen de Covadonga fue llevada a hombros desde el Rincón Asturiano hasta la carpa donde se celebró la eucaristía.

Tras la homilía tocó el turno de hacer honor a la fabada que desde las diez de la mañana de ayer cocinaba Consuelo Corral en la carpa instalada junto al campo de fútbol del Centro Asturiano. «Estamos cocinando 28 kilos de fabas, siete de chorizos, otros siete de morcillas, dos lacones enteros y dos pancetas también enteras», explicó la maestra cocinera sin quitarle el ojo a la cazuela de un metro y medio de diámetro.

En total se repartieron 250 raciones de fabadas, otras tantas de arroz con leche y no faltó la sidra ni el vino. «Está muy buena, francamente buena», asintió Isabel J. Pérez junto a su marido Casimiro Ilustre. La fabada no fue la única protagonista. Hubo familias que optaron por llevar al Centro Asturiano su propia comida y disfrutarla en las mesas que jalonan el Club de Campo desafiando al fresco y a la amenaza de lluvia que a última hora de la mañana rondaba por las instalaciones. «Preferimos traernos la empanada, los bollos preñaos y la bebida porque tenemos niños pequeños, pero sobre todo, por tradición, siempre lo hemos hecho así», aseguró Alejandro Delgado. Él y su familia llevan desde el año 1976 celebrando, de este modo, el día grande de las fiestas del Centro Asturiano. «No fallamos ningún ocho de septiembre».

Las reinas de las fiestas

Las grandes protagonistas de las fiestas del Centro Asturiano fueron la reina y las damas de este año, al menos así se sentían Sara Canteli, Lucía Yagüe y Covadonga García-Tenorio. «Desde hace ocho días sabemos lo que es ser conocidas. Los niños pequeños nos miran con admiración», resumió Sara Canteli, reina de las fiestas del Centro Asturiano.

La misma visión comparten sus damas. Covadonga García-Tenorio vio cumplido sus deseos. «Siempre soñé con ser dama de las fiestas, desde pequeña», confesó.

Lucía Yagüe, otra de las damas, aseguró que estos días han sido «puro ajetreo». Aún así, las tres jóvenes coinciden en que esta experiencia no la van a olvidar: «Las tres representamos al Centro Asturiano. Somos los tres pilares de la juventud», concluyó Sara Canteli, reina de las fiestas del Centro Asturiano.