El Comercio

Piden trece años de cárcel para un joven por abusar de un menor durante dos años

  • La Fiscalía considera que el acusado, un universitario, cometió un delito sexual al forzar a un niño de 5 años, nieto del hombre con quien vivía

Durante más de dos años abusó sexualmente de un niño de apenas cinco años de edad al que amenazaba con golpearle para que le realizara felaciones. Es el relato escueto, pero no por ello menos cruel, que sostiene el Ministerio Fiscal y por el que reclama una pena de trece años y medio de prisión para el acusado, un joven universitario que se aprovechaba del menor, nieto del anciano con quien vivía. El procesado se sentará en el banquillo de los acusados el próximo 28 de septiembre, según informó ayer Europa Press.

Los hechos por los que ahora se enjuicia al joven ocurrieron, según el escrito de acusación del Ministerio Público, entre los años 2012 y 2014. Por aquel entonces, el procesado se desplazó a la ciudad para cursar sus estudios universitarios. Como muchos otros jóvenes buscó una habitación de alquiler. Consiguió un cuarto en el piso de un hombre, con quien compartía vivienda. Fue ese el lugar que aprovechó, presuntamente, para someter al niño, nieto de su casero. Cuando los hechos comenzaron, el menor sumaba apenas cinco años y fue víctima del abuso sexual hasta que cumplió siete años.

El niño se quedaba en ocasiones al cuidado de su abuelo. Algunas veces pasaba la noche en la casa, ubicada en la ciudad. Fue en esos momentos, según mantiene la Fiscalía, cuando el procesado, aprovechando la confianza del abuelo, obligó al menor a «practicarle felaciones bajo la amenaza de agredirle si no accedía a ello».

Por los hechos descritos la Fiscalía del Principado de Asturias solicita la pena de trece años y medio de cárcel para el acusado. Considera que el procesado es autor de un delito de agresión sexual de forma continuada a un menor de edad. Además de la pena de prisión, en su acusación el fiscal pide una orden de alejamiento del menor y libertad vigilada durante un periodo de seis años. También la obligación de someterse a un programa de educación sexual, según expresa el escrito del fiscal.

En concepto de responsabilidad civil, el Ministerio Público reclama que el procesado indemnice al menor, a través de sus progenitores, con la cantidad de 30.000 euros, cuantía por los daños morales que le ocasionó en esos dos años de abusos.

De todos estos hechos, el procesado responderá a finales de mes. La vista oral está señalada para 28 de septiembre en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial. El juicio comenzará a las diez y media.