El Comercio

Denuncian la «ilegalidad» de los barracones en el colegio Corredoria I

Los barracones instalados en el patio del colegio seguían ayer en el mismo lugar que el pasado curso.
Los barracones instalados en el patio del colegio seguían ayer en el mismo lugar que el pasado curso. / PIÑA
  • El sindicato Suatea asegura que a cada una de las naves le faltan ocho metros cuadrados para dar la medida mínima que debe tener un aula

El traslado de los alumnos de Infantil del Colegio Público La Corredoria I durante el pasado curso a barracones era una medida temporal ante el derribo de un edificio que presentaba deficiencias estructurales, aunque este curso los alumnos de 5 años comenzarán en las mismas estructuras: unos barracones que, según denuncia el Sindicatu Unitariu y Autónomu de Trabayadores de la Enseñanza D'Asturies (Suatea), «son ilegales».

Dicen desde el sindicato que a cada uno de esos barracones instalados les faltan 8 metros cuadrados para cumplir con la medida mínima que debe tener un aula. «El derribo de uno de los edificios en el verano de 2015 dio lugar al traslado de los alumnos. Esta solución era temporal, pero actualmente los barracones siguen colocados en el patio a la espera del nuevo alumnado», reprocha Suatea en un comunicado.

Recuerdan también que la «administración se comprometió a llevar a cabo las obras para ampliar el aulario de Infantil durante el curso pasado», algo que «la Consejería de Educación no ha cumplido». Las obras deberían estar finalizadas. Ante el evidente retraso que ya se apreciaba en junio, Suatea se dirigió entonces a la consejería. La memoria técnica de los barracones fue recibida en agosto y fue entonces cuando los profesionales de la enseñanza se encontraron con «algo sorprendente: los barracones instalados no cumplen los requisitos mínimos necesarios para escolarizar a este alumnado».

Esas estructuras, aseguran, no llegan a los 40 metros cuadrados cuando en grupos de 23 alumnos más el docente, como los de el Colegio Público La Corredoria I, deberían medir 48 metros cuadrados. «Es escandaloso. La Consejería de Educación tiene hacinados a los escolares incumpliendo las normas básicas establecidas en toda la normativa legal estatal y autonómica», reprochan. Ante el descubrimiento de este dato, Suatea ha presentado una queja formal al consejero de Educación, al director general de Personal Docente y Planificación Educativa, así como a la dirección del centro educativo. Asimismo, también han solicitado un informe al Servicio de Prevención de Riesgos Laborales. «El consejero incumple las normas básicas que establece la regulación de los aspectos técnicos de las instalaciones docentes», concluyen desde el sindicato.