El Comercio

Miguel Romano.
Miguel Romano. / PIÑA

El desalojo de la Catedral tardaría dos minutos en caso de emergencia

  • El aforo máximo será de cinco mil personas y al inicio de cada concierto se informará de las vías de evacuación

A finales de agosto, la Asociación de Vigilantes de Seguridad Privada de Asturias (Avispa) afirmó que el tiempo estimado para el desalojo de la plaza de la Catedral en condiciones normales, superaría «los dos minutos y treinta segundos, tiempo, a todas luces excesivo». Ayer, el técnico competente en la elaboración del plan de seguridad para las fiestas de San Mateo, Miguel Romano, comentó que si ocurre una emergencia se demoraría «entre un minuto y medio y dos» en la evacuación, siempre que hubiese cinco mil personas en dicho emplazamiento. Esta cifra podría verse reducida, si en ese instante hubiese menos ovetenses en dicho emplazamiento.

Las salidas de evacuación disponibles serán las calles: del Águila, Eusebio Abascal, San Juan, Rúa y Santa Ana. La primera «será utilizada como primera vía de salida rodada con el equipo sanitario», según recoge el plan de seguridad, que aún está en fase de construcción y que se espera que esté finalizado el martes. A lo largo de esta elaboración «se ha sido garantista» y en vez de tomar la medida más ancha de la calle, a la altura del jardín de los Reyes Caudillos, se ha elegido la distancia más estrecha y que en este caso corresponde con el bar Molinón.

La arteria Eusebio Abascal se usará como segunda vía de desalojo, «en caso de salida rodada y/o primera, según las necesidades y análisis» de los técnicos. Y es que Romano advirtió que este proyecto «se va actualizando in situ» con las emergencias que haya. Para ello, se instalará en los alrededores de la Catedral un puesto de mando donde cada noche habrá un responsable de la Policía Local, otro de la Municipal, de la empresa de seguridad privada, de Protección Civil y de Cruz Roja que tomarán decisiones según la situación que exista en cada momento. Además, la vía de San Juan se utilizará como «salida de evacuación rápida y de dispersión de flujo evitando el colapso en la plaza de Porlier». En concreto, la barra del bar El Reloj de Porlier, también, se deberá retirar a las ocho de la tarde, una hora antes de que comiencen los conciertos de San Mateo.

La calle Rúa servirá para que las personas que se encuentren al lado del Museo de Bellas Artes puedan salir por esta zona. Asimismo, se cerrará un recinto al lado de la estatua de La Regenta para que las personas minusválidas puedan ver los conciertos. Si existe una emergencia, un grupo de voluntarios les guiará por esta vía. Igualmente, servirá de vía de escape la calle Santa Ana.

Antes de cada concierto, los asistentes serán informados, a través de las pantallas que se coloquen a cada lado del escenario de todas estas medidas de emergencia. Si ocurre algo, se parará el recital, el jefe de intervención subirá al escenario para explicar la situación y se girarán todos los focos para que los asistentes puedan ver por dónde es mejor salir.

Ya en las salidas, el personal de seguridad, que estará ataviado con un chaleco reflectante, guiará a los ciudadanos hasta la calle menos abarrotada. Para que esto sea posible, cada día trabajarán alrededor de treinta personas controlando la seguridad: seis bomberos del Servicio de Extinción de Incendios y Salvamento, ocho de la empresa de seguridad privada y el resto serán policías locales y nacionales, junto a sus respectivos mandos.

Estos agentes también controlarán la seguridad en las plazas del Paraguas y en la de Feijoo, donde se celebrarán siete conciertos y el concurso de rock Alejandro Blanco Espina. Su labor no solo será controlar el aforo del recinto, sino que impedirán que se realice botellón. Si en un momento dado, los agentes vestidos de paisano detectan que se está realizando esta práctica, avisarán a sus compañeros para que se tomen las medidas oportunas.

El objetivo final de todo este plan es quitar «ese miedo social» que se ha creado en los últimos días. «San Mateo no es más inseguro que los San Fermines o que Las Fallas en Valencia», destacó Romano.

Día de América en Asturias

El Día de América en Asturias tendrá un plan de seguridad propio. Se creará una estructura de recorrido y una «cápsula de seguridad en el entorno del desfile». Asimismo, en el Campo de San Francisco existirá un dispositivo de Protección Civil y Policía Local que estará activo cuando se desarrollen la actividades infantiles, que serán todos los días por la tarde. Ayer, en la reunión de seguridad que se celebró, se concretaron dónde se iban a realizar estas actividades para incluirlas en una mapa que irá dentro del plan de autoprotección con la finalidad de que si ocurre una emergencia, todos los efectivos sepan dónde se desarrollan y vayan a tiro fijo.