El Comercio

La Fiscalía pide cárcel para un conductor que huyó tras atropellar a su víctima

  • Se salió de la vía en Vidayán por exceso de velocidad y arrolló a una mujer que se encontraba en una finca colindante con la carretera

Iba tan rápido que se salió de la carretera invadiendo una finca colindante en la que se encontraba una mujer que fue arrollada. Pero ni siquiera salió del coche para preocuparse por el estado de la víctima. Eso es lo que sostiene el escrito de acusación del Ministerio Fiscal que pide cárcel para al presunto autor de los hechos, un hombre que el próximo lunes se sentará en el banquillo de los acusados.

Los hechos ocurrieron hace dos años, un 5 de mayo de 2013 sobre las cuatro y media de la tarde. Ese día y a esa hora, el ahora acusado circulaba conduciendo un vehículo propiedad de su madre por una carretera local del concejo. Lo hacía, siempre según el relato de la Fiscalía, a una velocidad excesiva dadas las condiciones de la vía. En un momento de su recorrido perdió el control del automóvil y se salió de la carretera invadiendo parte de una finca. Allí se encontraba la víctima, una mujer de 48 años que fue arrollada.

Tras el suceso, el acusado se dio a la fuga «sin pararse siquiera a ver las consecuencias de sus actos», resalta el Ministerio Fiscal. La víctima quedó tendida en el lugar y rápidamente fue atendida por su pareja sentimental y por otros vecinos de la localidad de Vidayán. Presentaba diferentes lesiones de las que fue atendida por los servicios sanitarios.

En concreto, una fractura del húmero izquierdo, lesiones en el cuello y múltiples policontusiones. Tardó en curarse de las heridas 132 días y aun en el momento actual presenta secuelas. Tiene, explica el fiscal, una limitación en la movilidad del hombro derecho y una cicatriz en la zona frontal de la cara de dos centímetros. No se descarta que en el futuro sean necesario colocarle una prótesis en el hombro.

La Fiscalía considera que los hechos descritos son constitutivos de un delito de lesiones imprudentes y solicita que se condene al acusado a seis meses de prisión y la privación del derecho a conducir vehículos de motor y ciclomotores durante tres años, además del pago de las costas del juicio.

Asimismo, el Ministerio Público reclama que el acusado, y en su nombre la compañía aseguradora del coche, una indemnización de 7.560 euros por las lesiones y 19.000 euros por las secuelas, más la cantidad que se determine como consecuencia de la presumible intervención quirúrgica a la que deberá ser sometida. Además, indemnizará al Sespa en las cantidades que se determinen en ejecución de sentencia por los gastos médicos ocasionados.

Este juicio estaba señalado el pasado julio y se suspendió porque a la vista no acudieron dos de los testigos citados. Fue la segunda vez que la vista no se puede celebrar. El tercer intento será el próximo lunes. El juicio se celebrará en el Juzgado de lo Penal número 3, a las 12.00 horas.