El Comercio

San Mateo a contrarreloj

    Desfile del Día de América.
    Desfile del Día de América. / Álex Piña
    • A cuatro días de que comiencen las fiestas aún está en el aire el escenario de la Catedral

    Faltan cuatro días para que comience San Mateo. Lo hará el viernes cuando el alcalde de Santiago de Compostela, Martiño Noriega, dé el pregón. Que el inicio de los festejos de este año tenga acento gallego tiene una explicación: potenciar la presencia de Oviedo en la red del Camino de Santiago. Al menos, así lo argumentó el presidente de la SOF, Roberto Sánchez Ramos.

    No es la única explicación que el edil ha tenido que dar en los últimos días sobre las fiestas. Desde el primer plan de autoprotección con el que contará San Mateo hasta el concurso para adjudicar la producción de los conciertos en la Catedral. Todo ha sido una especie de montaña rusa o de caminar al borde del precipicio, porque el tiempo apremia. Dicen que las prisas no son buenas consejeras pero en esta nueva edición de San Mateo se podría aplicar eso de 'Consejos vendo y para mí no tengo'. Y si no, cómo explicar que el concurso para la producción de los conciertos de la Catedral quedase desierto dos veces.

    La primera, porque las dos aspirantes que se presentaron no cumplieron con las bases estipuladas. La segunda, porque la empresa que se hizo con el concurso tenía unos pagos pendientes con el Ayuntamiento. La junta de gobierno de la SOF tuvo que reunirse de urgencia para resolver el embrollo. Decidió convocar de nuevo el concurso. El martes está previsto abrir las ofertas y adjudicarlo a una de las tres empresas invitadas al procedimiento. Eso será a tan solo tres días de que Jerónimo Granda, Diana Navarro y Macaco ofrezcan recitales en la Catedral.

    Este escenario ha sido otro de los quebraderos de 'Rivi'. Las fiestas de San Mateo contarán por primera vez con un plan de autoprotección, ampliado al Día de América en Asturias y a la noche de los fuegos.

    Hoy habrá una reunión entre la empresa adjudicataria encargada de desarrollar el proyecto (a está finalizado, cuenta con 55 páginas de planos y un centenar de hojas de desarrollo, según informó ayer la empresa- y los responsables de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad de la capital asturiana para recortar los últimos flecos de un plan de autoprotección que amplía el aforo de la plaza de la Catedral a 5.000 personas pero que conllevará la necesidad de crear tres «círculos de seguridad». Uno para evitar el botellón y otro para supervisar cuántas personas acceden a este recinto. El tercero tiene que ver con la presencia de un centro de mando en los jardines de los Reyes Caudillos. Y todo esto aderezado con la recién incorporación de Oviedo a la Red de Municipios Laicos, aprobada en el Pleno de la semana pasada. Su traducción en las fiestas mateínas es que, según anunció el concejal socialista, Diego Valiño, ni la Romería ni la misa por San Mateo tengan cabida en el programa oficial de las fiestas. «Hemos querido demostrar que cada uno es libre de acudir a actos religiosos, pero dentro de su esfera personal», explicó.

    También hay novedades en estas fiestas. La más relevante es que después de 33 años habrá un nuevo chiringuito. Se trata de La Mateína. El único que superó los requisitos del concurso para la instalación de cuatro nuevas casetas en las zonas de El Campillín y La Corrada del Obispo. Y así son las cosas, solo quedan cuatro días para gritar a pleno pulmón «¡Viva San Mateo».