El Comercio

«Las tiendas y el hotel pueden atraer a muchos clientes»

La hostelería de la calle Víctor Chávarri aplaude el proyecto para la paralizada parcela de El Vasco.
La hostelería de la calle Víctor Chávarri aplaude el proyecto para la paralizada parcela de El Vasco. / MARIO ROJAS
  • Los hosteleros de la calle Víctor Chávarri aplauden el proyecto para El Vasco, mientras los vecinos aguardan más escépticos

Las ventanas de sus casas miran de frente a esa parcela que han visto convertida en un socavón durante más de una década y que desde hace tres años parece una urbanización fantasma. Han padecido las vallas que inutilizaban una de las aceras de su calle y el trasiego de toda la obra para luego no tener resultado alguno. Por eso ahora que se presenta un nuevo proyecto para El Vasco, los residentes de la zona se muestran más bien escépticos. Todos consideran que de ejecutarse sería una buena noticia para el barrio y para toda la ciudad, aunque mantienen sus reservas con que de verdad vaya a construirse el complejo con viviendas, zonas de ocio, deportiva y turística que ha lanzado un consorcio empresarial vinculado a Asturias. «Para mí lo que ocurrió con este solar sigue siendo un misterio. Nadie sabe lo que pasó», confiesa José Luis Díaz.

Él, ya jubilado, recuerda perfectamente cuando tomaba el tren para viajar a Moreda a trabajar. «Usaba mucho esa línea. Luego derribaron la estación y se quedó todo en nada», reprocha. Hace unos años parecía, relata, que ese agujero que aguardaba en el centro de la ciudad iba a rellenarse con más de un centenar de viviendas repartidas en las tres torres que se erigieron, «pero también se quedaron en nada», subraya. Lo vivió en primera persona: un familiar intentó comprar una vivienda en esos edificios. «No hubo forma. Todo es un misterio», incide prudente ante el nuevo anuncio.

Esa sensación la comparten otros vecinos que prefieren mantenerse en el anonimato. «Hablan de un gimnasio, cuando hay otro detrás y de viviendas y comercios, cuando no hace falta más que darse un paseo por la ciudad para darse cuenta de la cantidad de carteles de venta y alquiler que se ven. A mí no me convence», señalaba otro vecino.

Con más entusiasmo reciben la idea los hosteleros situados en Víctor Chávarri, con terrazas que miran a la inconclusa urbanización. «Notaríamos mucho el incremento de residentes y turistas», elogia Diego Suárez de la sidrería El Bosque. Bien lo sabe Francisco Javier Lobeto, de la Noceda. «Cuando la obra estaba activa lo notábamos muchísimo en los menús del día y el movimiento que había. Ojalá hagan ese nuevo proyecto, que va a reactivar toda esta zona y el centro de Oviedo», expresó el hostelero, que permanecerá expectante a la decisión municipal. El gobierno local estudiará «con rigor» la propuesta.