El Comercio

El aforo de la Catedral se limita a 4.960 personas durante los conciertos

El montaje de los chiringuitos.
El montaje de los chiringuitos. / MARIO ROJAS
  • La empresa ya ha finalizado el plan de autoprotección y lo entregará hoy a la SOF para que lo revise el área de Seguridad Ciudadana

En un principio se hablaba de cinco mil personas, pero la reunión para tratar los últimos flecos del plan de seguridad para San Mateo ha reducido la capacidad de la plaza de la Catedral en cuarenta personas. Es decir, que el aforo máximo se situará en los 4.960 ciudadanos. Para el técnico competente en la elaboración del proyecto, Miguel Romano, dicha cantidad ha sido consensuada por todas las partes involucradas y en todo momento se ha sido «restrictivo». Una vez que se alcance esta cifra, se pondrán en marcha los tres círculos concéntricos de seguridad para que se restrinjan los accesos a esta zona, hasta que parcialmente se vacíe.

Con el fin de evitar dudas entre el personal de seguridad se realizará un simulacro el viernes y se les entregará una copia del plan de autroprotección que ya está listo y que consta de un centenar de hojas de desarrollo y de cincuenta y cinco mapas, donde se explican las vías de evacuación, dónde se están llevado a cabo las actividades, las medidas de cada calle de evacuación,... Además, Romano depositará hoy en las oficinas de la SOF tres copias para que sean revisadas por el área de Seguridad Ciudadana.

Según Ricardo Fernández, líder de esta cartera, a partir de hoy se «verificará que todo está correcto» y se «organizará el operativo correspondiente». Hasta que no se lleve a cabo este encuentro no se sabrá la cifra exacta de municipales que estarán cada noche en las tres plazas en las que hay conciertos y que son: El Paraguas, Feijoo y la Catedral. Respecto a la plantilla del Servicio de Extinción de Incendios (S.E.I.S.) que se movilizará, la cifra aún no está cerrada pero el proyecto determina que, como mínimo, debe haber seis bomberos por día.

De forma paralela, Romano ha destacado que alguna de las barras de los bares que se habían decidido retirar se dejarán. En concreto, se ha eliminado la restricción al mostrador que el establecimiento El Reloj de Porlier instala en esta plaza y las terrazas de la calle del Águila se deberán retirar, pero se les «permitirá instalar barras tipo trapecio». Sin embargo, en la calle Eusebio Abascal y San Juan las restricciones se mantienen y todos los elementos fijos se deberán quitar a las ocho de la tarde, una hora antes de que comiencen los conciertos. Para anunciar estos cambios de forma oficial, la SOF y Romano se reunirán esta misma semana con los hosteleros perjudicados. Hoy también se adjudicará la empresa de seguridad que acompañará a la Policía Nacional, Local, Protección Civil, Bomberos y Cruz Roja en el dispositivo.