El Comercio

Piden tres años de prisión para un vecino de Oviedo por compartir pornografía infantil

  • En el registro de su vivienda, la Policía intervino numerosos archivos con contenido pedófilo

La Fiscalía del Principado de Asturias solicita tres años de prisión para un vecino de Oviedo acusado de poseer e intercambiar material de pornografía infantil a través de internet. La vista oral está señalada para este miércoles, 14 de septiembre de 2016, en el Juzgado de lo Penal número 3 de Oviedo, a las 10.30 horas, según ha informado la Fiscalía.

La investigación se desencadenó después de que un internauta presentara una denuncia ante la comisaría del Cuerpo Nacional de Policía de Antequera poniendo en su conocimiento que, a través del programa de intercambio de archivos 'emule', se había encontrado con un archivo que contenía un vídeo de 21 minutos y 26 segundos de duración, en el que aparecía una niña de unos 7 años desnudándose, así como diferentes escenas de penetraciones tanto anales como vaginales a niñas de corta edad por parte de un adulto.

A raíz de esa denuncia se inició un operativo policial de rastreo en la red, tras el cual se detectó que el acusado, desde su domicilio en Oviedo, presuntamente compartió el archivo en su totalidad. Asimismo, el día 27 de octubre de 2010, fecha en la que se realizó la entrada y registro en el domicilio del acusado, éste había intercambiado archivos de video con títulos que indicaban de forma inequívoca el contenido pornográfico con menores. Tras analizar el contenido y el historial de descargas, se advirtió que, entre las palabras usadas para la búsqueda de archivos, se utilizó el término 'pedofilia'.

Al acusado también se le intervinieron diversos soportes (DVD, USB) en los que se hallaron archivos de vídeo con imágenes de sexo explícito con menores de edad (en un pen drive se localizaron 48 archivos), que fueron compartidos. El acusado mantenía el material a disposición del resto de usuarios en carpetas compartidas para obtener más rapidez en la descarga, siendo en todo caso consciente tanto del funcionamiento de las redes de intercambio y distribución empleadas, como del material pornográfico que facilitaba.

La Fiscalía considera que los hechos son constitutivos de un delito de corrupción de menores y solicita que se condene al acusado a tres años de prisión y la inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena.