El Comercio

La Concejalía de Urbanismo no ve inconvenientes en el proyecto de El Vasco

En estos momentos existen 112 viviendas que están sin rematar.
En estos momentos existen 112 viviendas que están sin rematar. / MARIO ROJAS
  • Los promotores garantizan que se adecuarán al diseño aprobado y dicen que están deseosos de que haya «luz verde»

En El Vasco hay 106.000 metros cuadrados construidos que no se ven ni cuentan porque el Ayuntamiento, entonces gobernado por el PP, fijó la rasante de la parcela en la esquina con la calle Gascona. Hay también doce años de obras y molestias, ocho proyectos anunciados y fracasados y un agujero de muchos millones de euros en las cuentas de quien financió a Jovellanos XXI, el Banco Sabadell-Herrero. El acuerdo de la inmobiliaria de la entidad financiera, Solvia, con un grupo de empresas interesadas en concluir el proyecto bajo el nombre 'Gran Bulevar' ha pillado a contrapié. Nadie esperaba noticias después de los contactos de Solvia con inversores internacionales no llegasen a buen puerto. Las noticias, sin embargo, vinieron de un grupo de empresas locales. Las primeras valoraciones municipales abundaban en llamadas a la prudencia y translucían cierto escepticismo, tal vez por el anuncio de una inversión de 100 millones de euros o la creación de un millar de puestos de trabajo. Cifras que, visto el pasado del solar, recuerdan a anuncios parecidos -del Palacio de las Artes de Gabino de Lorenzo al Palacio de Justicia de Paloma Sainz- que acabaron en rotundos fracasos.

El concejal de Urbanismo, Ignacio Fernández del Páramo, dejó ayer de lado dudas y debates y señaló que no encuentra inconvenientes en la iniciativa empresarial. «Si se atienen al proyecto, poco tenemos que decir», resumió el edil. O lo que es lo mismo, si el diseño, como han anunciado sus promotores, se atañe a las especificaciones de la ficha del plan especial y al estudio de detalle aprobado en su día, cuestión que tienen que comprobar los técnicos, no existe razón alguna para frenar o denegar nada y lo contrario expone a riesgos jurídicos. Lo poco que habría que hacer es renovar las licencias que en su día solicitó Jovellanos XXI, caducadas después de cinco años sin obras.

«Deseosos de empezar»

Fuentes del conglomerado empresarial se mostraron algo sorprendidos por la tibieza de la reacción del equipo de gobierno, aunque admitieron ser conscientes de lo que ha significado y «de la importancia» del solar para Oviedo. «Estamos deseosos de que nos den luz verde cuanto antes para poder empezar a trabajar», señalaron a la vez que hicieron votos para que la tramitación de las licencias sea rápida. «Respetaremos lo que hay, no pedimos ningún cambio», garantizaron.

Los planes del conglomerado empresarial pasan por concluir las 112 viviendas de las tres torres ya erigidas, levantar las otras tres proyectadas y hacerse cargo de la gestión de los diferentes espacios de la parcela reservados para usos terciarios, inicialmente anunciados por Jovellanos XXI como un centro comercial, pero en los que los promotores planean ahora usos lúdicos, deportivos, sanitarios y una parte comercial.

Tal y como ha sido presentado al Consistorio en varias reuniones con el alcalde y concejales de gobierno, la ejecución del plan se divide en dos partes. La primera, liderada por las empresas Mayers, Gestinor y la constructora Procoin, pasa por terminar las tres torres y construir las otras tres que se quedaron por el camino, para las que se contemplan diversos usos no residenciales. En esa primera parte estarán también implicadas otras sociedades, Exiom Real Estate, Domus Capital y Sotiello XXI. La segunda parte de ese proyecto se centra en las tres plantas de, antaño, usos comerciales que se destinarán a los citados usos deportivos, lúdicos, de servicios sanitarios y comerciales y que serían gestionados por el Grupo Santagadea Gestión y Procoin, ambas socias y gestoras de Molinón Centro, en Gijón. El Real Oviedo negó ayer tajantemente cualquier vinculación con el proyecto, en un desmentido a un periódico local.

11.000 metros públicos

Las empresas incluso anunciaron fechas: quieren comenzar a principios del próximo año las obras para rematar lo construido, cerrar las zonas de servicios y rematar la urbanización de las zonas exteriores, lo que permitiría al Ayuntamiento disponer de 11.000 metros cuadrados de uso público. Al mismo tiempo, iniciarían la construcción de las otras tres torres, en la parte de la parcela más próxima a Martínez Vigil, para las que barajan usos hoteleros y otros de equipamientos y que prevén finalizar en dos años. Todo manteniendo las 1.200 plazas de garaje, con entrada desde la Cruz Roja.

Temas