El Comercio

El gobierno aumentará la bonificación en el impuesto a viviendas protegidas

  • Estudia elevarla del 25 al 35% y también aplicar un IBI que distinguirá entre inmuebles de usos residenciales y comerciales o de ocio

La Ley de Haciendas Locales no da mucho margen a los ayuntamientos. El legislador pensó en los 8.500 que hay en esta piel de toro y prefirió no dejar a la imaginación de cada alcalde la política tributaria. Incluso después de diferenciar a los de gran población, el Estado sigue fijando límites máximos y mínimos a los tributos locales o fijando los valores catastrales que son la base del IBI. Con ese escaso margen, el equipo de gobierno sigue decidido a hacer, «en lo posible, más progresiva» la política fiscal en Oviedo. Ayer, los tres socios celebraron una reunión para ultimar, «a falta de flecos», según fuentes oficiales, las ordenanzas fiscales para el próximo año, que, por primera vez, establecerán diferentes tipos de IBI en función de los usos de los inmuebles.

Se trata de una posibilidad vigente desde 1993 y que aplican otros ayuntamientos. La idea es separar los inmuebles con usos no residenciales (comerciales, de ocio, instalaciones deportivas o industriales) para poder aplicarles un tipo más elevado del IBI, solo a aquellos que tengan mayor valor catastral. La medida permitirá, destacaron fuentes del equipo de gobierno, seguir bajando los impuestos a quienes menos tienen, aunque sea cierto que propiedad no implica renta.

Una de las medidas acordadas por IU, PSOE y Somos es profundizar en la rebaja del IBI a las viviendas de protección. La actual bonificación del 25% de la cuota de la 'Contribución' pasará a ser del 35% y, además, se extenderá su periodo de aplicación, desde los tres años actuales a cuatro. También se mantendrá la bonificación por fraccionar el pago del impuesto, una medida pensada para minimizar los efectos de la estacionalidad de los ingresos locales una vez que el Ayuntamiento asuma la gestión de la recaudación y pierda los anticipos que hace la actual concesionaria en virtud del contrato.

Son medidas en la misma línea que las propuestas el año, cuando el Gobierno central suprimió el recargo del 4% solo para las propiedades que superasen los 60.000 euros de valor catastral y, de paso, se ciscó la escasa progresividad del IBI y cerca de 2 millones de euros de posibles ingresos municipales.

Medio Ambiente

También el año pasado, el equipo de gobierno redujo la bonificación del 100% en la 'Viñeta' (el Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica) a los vehículos históricos. Los populares protestaron, pero el ejecutivo local recordó que estos son los vehículos que más contaminan. En la misma línea, el próximo año los coches con mayor cilindrada, a partir de quince caballos fiscales, pagarán un 1% más. Mientras que los que tengan menos se beneficiarán de una reducción equivalente. En euros, apenas supondrá diferencia para los contribuyentes -uno o dos arriba o abajo respecto a lo abonado este año-, pero se trata de introducir principios de fiscalidad verde como el que el equipo de gobierno quiere profundizar para fomentar el uso de energías renovables. Los inmuebles no obligados por la normativa a dotarse de cierto autosuministro energético que instalen sistemas para el aprovechamiento térmico o eléctrico de la energía solar verán ampliada su actual bonificación del 20% del IBI hasta el 30% durante cinco años.

La medida busca que las comunidades hagan números, que una rebaja por vivienda del 30% del IBI durante cinco años sumada al ahorro en las facturas de calefacción o luz anime a más edificios a apostar por la energía solar.

El Ayuntamiento también quiere eximir a las personas físicas de la tasa por copia compulsada de expedientes municipales (3,57 euros por copia). Son algunas medidas, pero el margen no es mucho. La Ley de Haciendas Locales restringe, pero también lo hacen los, al menos, 30 millones de euros a los que deberá hacer frente el Ayuntamiento para pagar el nuevo y definitivo justiprecio por la ruinosa expropiación de Villa Magdalena.

Temas