El Comercio

Piden tres años de cárcel para un ovetense por almacenar y compartir pornografía infantil

  • La Policía Nacional detectó en 2010 vídeos con penetraciones a menores en el ordenador del acusado, que hoy se enfrenta al juicio

Una denuncia ciudadana, de un internauta que se encontró con un desagradable vídeo, permitió a la Policía Nacional llegar hasta un hombre, vecino de Oviedo, que presuntamente estaba compartiendo el citado archivo desde la ciudad. Las imágenes que vio el denunciante mostraban a niños de corta edad siendo víctimas de abusos sexuales por parte de adultos, un archivo que los agentes encontraron en 2010 en el ordenador del ovetense que hoy, casi seis años después, se sentará en el banquillo de los acusados. Se enfrenta a una pena de tres años de prisión.

El Ministerio Fiscal le reclama esa condena de cárcel por un delito de corrupción de menores. El relato de hechos que sostiene la Fiscalía fija el inicio de la investigación en Antequera. Un vecino de la localidad puso sobre la pista a la Policía. Se había descargado un archivo de vídeo con el programa 'Emule', usado para compartir material en internet, y al abrirlo se encontró con una grabación de veintiún minutos y veintiséis segundos de duración en el que aparecía una niña de unos 7 años desnudándose. El archivo contenía también «diferentes escenas de penetraciones tanto anales como vaginales a niñas de corta edad por parte de un adulto», explica el crudo relato del fiscal.

A raíz de esa denuncia, se puso en marcha un dispositivo policial de rastreo en la red que fue a parar en Oviedo. El acusado había compartido la totalidad del vídeo desde su domicilio. Ante esas evidencias, los agentes procedieron al registro del piso. Entraron hace casi seis años, el 27 de octubre de 2010. Los agentes verificaron que había intercambiado archivos de vídeo con «títulos que indicaban de forma inequívoca el contenido pornográfico con menores».

Tras analizar el historial de los equipos, los agentes advirtieron que entre las palabras usadas para la búsqueda de archivos se utilizó el término pedofilia. Intervinieron además diversos soportes para almacenar información, como DVD's y memorias externas, en los que también hallaron archivos de vídeo con imágenes de sexo explícito con menores de edad que habían sido compartidos, presuntamente, por el acusado. Encontraron al menos cuarenta y ocho archivos de este tipo que «el procesado mantenía a disposición del resto de usuarios en carpetas compartidas para obtener más rapidez en la descarga, siendo en todo caso consciente tanto del funcionamiento de las redes, como del material pornográfico que facilitaba», concluye la Fiscalía. El juicio se celebrará hoy en el Juzgado de lo Penal número 3.

Temas