El Comercio

El acusado por corrupción de menores reconoce la posesión de pornografía

El acusado junto a su abogado a la salida del juicio.
El acusado junto a su abogado a la salida del juicio. / E. C.
  • El anciano acepta una multa de 2.160 euros tras llegar a un acuerdo con el Ministerio Fiscal, que pedía inicialmente tres años de prisión

El hombre acusado de corrupción de menores -después de que la Policía Nacional recibiera la denuncia de un internauta que se topó por casualidad con un vídeo de contenido pedófilo- reconoció ayer la posesión de pornografía infantil. El procesado llegó a un acuerdo de conformidad con el Ministerio Público, que modificó su petición inicial y rebajó la pena de los tres años de prisión que reclamaba inicialmente, a la multa de 2.160 euros que deberá pagar. El fiscal retiró la acusación por compartir el material pornográfico, dejando solo la posesión, y aplicó inevitablemente la atenuante de dilaciones indebidas: la causa arrancó hace seis años, en 2010.

El fiscal explicó en la modificación de sus condiciones que no quedaba acreditado que el hombre «realizara acto positivo alguno para compartir los archivos con terceras personas». También explicó el representante del Ministerio Público que desde que el juzgado de Antequera dictó el auto de inhibición en el proceso a favor de los juzgados de Oviedo «pasaron dos años sin acción procesal de ninguna clase, paralizando sin motivo aparente la causa». De ahí, esa atenuante de dilaciones indebidas.

El procesado, un hombre anciano que acudió a la vista oral con bastón, escuchó las modificaciones del fiscal y aceptó la sentencia que le condena por un delito de corrupción de menores, después de que los agentes localizarán en sus equipos informáticos diferentes archivos con imágenes de contenido sexual protagonizadas por menores de edad.

Fue en el año 2010 cuando un ciudadano de Antequera se encontró con un vídeo pedófilo al realizar una descarga con el programa de intercambio de archivos 'Emule'. Al abrir el vídeo descargado descubrió una filmación de veintún minutos y veintiséis segundos de duración en la que aparecía una niña de unos 7 años desnudándose, así como diferentes escenas de penetraciones tanto anales como vaginales a niñas de corta edad por parte de un adulto. El ciudadano denunció inmediatamente los hechos y la Policía Nacional inició el rastreo de ese vídeo. Ese seguimiento les llevó a Oviedo, al hogar del ahora procesado. Los agentes registraron su domicilio el 27 de octubre de 2010 y se encontraron con al menos cuarenta y ocho archivos con imágenes de sexo explícito con menores de edad. Entre el historial de búsqueda del ordenador del procesado, una de las palabras más buscadas fue la del término 'pedofilia'. Seis años después, el hombre fue juzgado ayer por el Juzgado de lo Penal número 3.

Temas