El Comercio

Miguel Ordóñez y Manuel Díaz Freire.
Miguel Ordóñez y Manuel Díaz Freire. / P. LORENZANA

CSI exige abrir un expediente a Aqualia

  • La Corriente Sindical de Izquierda «duda» del destino de las partidas presupuestarias dedicadas a la revisión de los hidrantes

El delegado de Prevención en el Ayuntamiento de Oviedo y portavoz de la Corriente Sindical de Izquierda, Miguel Ordóñez, quiere saber dónde ha ido el dinero que la empresa privada concesionaria del servicio de Aguas de la ciudad, Aqualia, debía destinar a la revisión y mantenimiento de hidrantes y bocas de riego del municipio.

Así se podría resumir la comparecencia que Ordóñez realizó ayer ante los medios de comunicación para denunciar el incumplimiento del contrato entre la empresa y el Ayuntamiento. Por este motivo, la CSI exigió al gobierno local que abra un expediente y una investigación «a fondo» a Aqualia y que se audite al Servicio de Extinción de Incendios y Salvamento (SEIS).

Según Miguel Ordóñez, los bomberos eran los encargados de realizar una tarea que no les correspondía. «Durante años hemos estado elaborando fichas, trabajos de campo, bases de datos para ponerlos al servicio de esta contrata». Las incidencias que registraron en el estado de los hidrantes y bocas de riego nunca se subsanaron, aseguró el portavoz sindical.

La Corriente Sindical de Izquierda «duda» de la eficacia de las partidas presupuestarias extraordinarias que el Ayuntamiento destinaba a Aqualia para acometer las reparaciones de los hidrantes, aseguró Manuel Díaz, bombero y miembro de CSI, durante la comparecencia.

Temas