El Comercio

La oposición cree que el IBI de grandes inmuebles puede desincentivar inversiones

  • «Están engañando a los ovetenses, no van a pagar más los que más tienen, van a pagar más todos», denuncia el portavoz de Ciudadanos

La oposición se agarró ayer a la curva de Laffer -esa teoría que dice que bajar impuestos favorece el crecimiento económico y, a la postre, aumenta la recaudación- para criticar las consecuencias de introducir un tipo diferenciado para los grandes valores catastrales no residenciales en el IBI del próximo año, que afectará a 258 inmuebles hosteleros, de oficinas, estacionamientos, industrias y deportivos.

Para el concejal del PP, Eduardo Rodríguez, el anuncio es alarmante «por la destrucción de empleo que pueden ocasionar» la creación de este tipo diferencial de IBI, que supondrá para estos 258 negocios «una subida que sitúa el tipo de gravamen en el máximo legal». Rodríguez sostuvo que «es una clara desventaja competitiva para Oviedo de cara a atraer nuevas iniciativas empresariales». «Aplicar un tipo impositivo del 1,1%, cuando, por ejemplo, Gijón aplica un 0,45%» podría suponer, sostuvo Rodríguez, que Oviedo quede aislado económicamente por sus propios tributos, «por una medida del tripartito que los municipios asturianos no aplican».

El concejal se apuntó a seguir la curva de Laffer porque «las ordenanzas fiscales deben representar una herramienta eficaz para impulsar la actividad económica y fomentar la creación de empleo». Para las empresas afectadas, la subida del IBI «recortará sus beneficios, acarreará pérdida de empleo y de actividad económica, lo que también se traducirá en una menor recaudación para las arcas municipales».

Un engaño

El portavoz de Ciudadanos, Luis Pacho, puso el acento en que la rebaja del tipo impositivo de IBI (del 3,2%) no es suficiente para compensar el incremento del 5% en los valores catastrales. «Están engañando a los ovetenses. Que no hagan malabarismos y trilerismos. No van a pagar más los que más tienen. Van a pagar más todos», resumió.

Consideró el IBI diferenciado «humo», porque «la parte jugosa la van a recaudar del ovetense medio» y defendió que la subida impositiva va a «desincentivar la instalación de multinacionales en particular o empresas creadoras de empleo». Pacho celebró la mejora de los plazos para abonar la plusvalía a partir del próximo año, pero cargó contra «un impuesto tan injusto con los que heredan una vivienda, debería ser reformado de manera urgente».

Temas