El Comercio

Fernando Fernández-Kelly Escobedo, presidente de la Cámara de Comercio de Oviedo, durante la entrevista que concedió para la nueva edición de Oviedo de EL COMERCIO.
Fernando Fernández-Kelly Escobedo, presidente de la Cámara de Comercio de Oviedo, durante la entrevista que concedió para la nueva edición de Oviedo de EL COMERCIO. / MARIO ROJAS

«El proyecto para El Vasco contará con el apoyo de la Cámara»

  • Fernando Fernández-Kelly, Presidente de la Cámara de Comercio de Oviedo

  • El presidente de la institución defiende la creación de una única Cámara de Comercio para Asturias por cuestiones de «eficacia»

Fernando Fernádez-Kelly Escobedo (Oviedo, 1959) lleva dos años y medio como presidente de la Cámara de Comercio, Industria y Navegación de Oviedo. Asegura sentirse «satisfecho» por el trabajo en equipo que se está haciendo dentro de la institución porque se están logrando los objetivos que se marcó como cabeza visible de la entidad: dar servicio a los empresarios que representan y lograr el equilibrio presupuestario. Como reto futuro, Fernando Fernández-Kelly se plantea la creación de una única Cámara de Comercio asturiana.

-Lleva casi dos años y medio al frente de la Cámara de Comercio de Oviedo. ¿Cómo ha sido el recorrido?

-Satisfactorio. Se está dando un gran servicio a los empresarios, cada vez mayor. Estamos logrando el equilibrio presupuestario, prácticamente ya está conseguido para este año. Y hemos adaptado la estructura de la Cámara a las necesidades de la institución. Todo esto lo hemos logrado gracias al trabajo de los técnicos y empleados de la institución y con el apoyo permanente de las personas que integran el Comité Ejecutivo y del Pleno de la Cámara. El equipo de profesionales que tiene esta Cámara de Comercio es espectacular porque hay que recordar que las instituciones son las personas que trabajan en ellas y los demás estamos de paso.

-¿Qué visión se tiene desde la Cámara de Comercio de Oviedo del tejido empresarial del concejo?

-En Oviedo hay menos industria y tenemos que ponernos en el contexto de que somos una ciudad de 225.000 habitantes y periférica y a veces queremos ser el equivalente a Madrid o Barcelona por lo que tenemos que ser conscientes de lo que tenemos. Dentro de esto, considero que el empresario ovetense tiene un gran mérito, cada vez es más profesional en sus sectores tanto el comercial, hostelero como hotelero. Además hay dinamismo, se ven iniciativas en sectores completamente diferentes.

-¿Existen puntos débiles?

-Sí. Pero hay que separar las empresas de Oviedo de las del resto de Asturias porque la normativa empresarial es regional o nacional, local hay muy poco. Por ejemplo, nosotros hemos instalado la ventanilla única para que las administraciones públicas creen los marcos adecuados para que las empresas puedan desarrollarse con la mayor agilidad y seguridad jurídica posible.

-Los datos turísticos de Oviedo, durante el verano, han sido de los mejores en los últimos años. ¿Es la fase del despegue o de la consolidación?

-Es un despegue consolidado pero muy lento, me gustaría que fuese más rápido. Dicho esto, en estos datos turísticos influye que ya no existen los veraneos de tres meses, es una ciudad bien comunicada ubicada en el centro que te permite hacer todo tipo de excursiones, todos estos factores influyen.

-El turismo de congresos es otra baza para Oviedo. ¿Se atreve a ponerle una nota, ahora que ha empezado el curso?

-Es importantísimo y está plenamente consolidado. Se están comercializando nuevos congresos para los próximos años. Este tipo de turismo da una vida económica tremenda que se expande al comercio, los hoteles, la hostelería o el transporte, tiene un efecto multiplicador y debe de seguir por la línea en la que está.

Emprendedores

-La Cámara de Comercio de Oviedo ha creado un nuevo vivero de empresas para apoyar iniciativas emprendedoras. ¿Qué tal la experiencia?

-Todavía no está al cien por cien pero sí hay mucha gente solicitando información, sobre todo gente joven que está empezando y muchos que ya pasan de emprendedor a empresario, este es su perfil.

-¿Empreder es una moda o una necesidad?

-Es un problema de cultura y educación. Lo primero que tiene que hacer la sociedad es poner en valor la figura del empresario. Muchas veces está denostado. No existiría el estado del bienestar si no hubiese empresarios con trabajadores, ni trabajadores con empresas porque vamos todos en el mismo barco.

-¿Pero no todo el mundo acierta con su idea?

-En todas las empresas hay un porcentaje de fracaso pero no por eso hay que condenar al empresario. Por ejemplo, en la cultura anglosajona se valora el que una empresa haya fracasado alguna vez porque se supone que ha aprendido de ese fracaso. No se puede condenar de por vida a alguien que haya fracasado en su idea empresarial. Por eso la ley de la Segunda Oportunidad está muy bien porque todo el mundo tiene derecho a una segunda y tercera oportunidad.

-El pasado mes de mayo, la Cámara anunció junto al Ayuntamiento de Oviedo un interés especial para que la capital asturiana sea elegida como sede de una de las diez incubadoras de empresas de alta tecnología en España. ¿En qué fase se encuentra?

-Estamos elaborando el proyecto hemos hecho varias consultas a la Fundación Inside, que es la que canaliza los fondos europeos para este tipo de iniciativas. La idea sería hacer la incubadora para un proyecto de empresas de nuevas tecnologías relacionadas con el mundo sanitario. Ya hemos contactado con algunas de ellas. La inversión inicial sería de un millón de euros, de los cuáles el 80% provengan de Fondos Europeos y el 20% restante entre empresas y administración pública. Queremos que la sede sea Oviedo y que el proyecto lo lidere el Ayuntamiento.

-Parece que la parcela de El Vasco retoma impulso tras el proyecto del consorcio empresarial que ha recibido el Ayuntamiento.

-Todo lo que sean proyectos empresariales nuevos para Oviedo son siempre positivos. Parece que hay siete empresas solventes y serias con un proyecto interesante. Hay que reconocer el mérito que tienen por apostar por una inversión de cien millones de euros aquí en Oviedo. Todo lo que sea inversión, desarrollos de proyectos, creación de empresas, riquezas y empleo siempre es positivo y contarán con nuestro apoyo en la medida que seamos necesarios. Es un proyecto bien recibido.

-El Principado aprobó una Ley de Cámaras que recoge la posibilidad de la fusión, absorción o integración de estas entidades. ¿Es necesaria esa fusión entre las tres Cámaras asturianas?

-Creo que sí es necesario. Es cuestión de eficacia porque debemos de dar servicio a nuestros representados, que son los empresarios. Esto se logra aunando esfuerzos profesionales, unificando criterios de actuación y desarrollando proyectos conjuntos. No quiero decir que deban desaparecer las Cámaras pero sí debe unificarse su funcionamiento.

-¿Cómo?

-Debe de haber un departamento de formación, de comercio exterior y de asesoramiento para toda Asturias. Ahora cada Cámara tiene sus propios departamentos y competimos unos con otros en proyectos. Estamos acostumbrados a este funcionamiento pero de cara al exterior choca. Para dar una mayor eficacia debemos trabajar todos juntos.

-¿Qué proyectos baraja la Cámara de Comercio de Oviedo?

-Llegar a una coordinación y a una posible Cámara de Asturias, sería el proyecto perfecto y a raíz de este irían todos los demás. No podemos pedir a la Administración que simplifique burocracia si no predicamos con el ejemplo.

-¿Y su reto personal?

-Dar un equilibrio económico y de resultados a la Cámara de Comercio de Oviedo y digo esto porque es la más solvente, proporcionalmente, de España con un patrimonio de más de diecisiete millones de euros.