El Comercio

El artista Macaco.
El artista Macaco. / M. ROJAS

Las 'Semillas' de Macaco

  • El artista se subirá al escenario de la Catedral a las 1.30 horas. Inmerso en nuevos proyectos, acaba de estrenar el videoclip de su tema 'Semillas' con imágenes cedidas por Greenpeace

Toda persona es, a fin de cuentas, aquello que le emociona, que le hace vibrar o algunas veces temblar, aunque no todos tienen a mano un altavoz para narrar esos sentimientos inspiradores y, de paso, generar debate con algunos de los asuntos que más le preocupan. Macaco ostenta ese 'ampli' y también la esencia para lanzar un mensaje: «Las canciones salen, me salen, y tienen que ver conmigo. Yo siempre he sido amante del mar y la montaña, de la naturaleza, y en cierto modo activista. Eso, inevitablemente, aparece en mis canciones», explica. Lo cuenta porque la gira que protagoniza estos días se llama 'Soy semilla' y tiene como reclamo la revisión de el tema de mismo nombre, 'Semillas', con la cantante mexicana Lila Downs. Una canción que critica el negocio de los alimentos transgénicos. Un alegato que esta noche sonará en el altavoz de la plaza de La Catedral: «Todos somos semilla y podemos lanzar mensajes».

Hace un año por estas fechas, Macaco se subió al mismo escenario para presentar los temas de 'Historias tattooadas', su último disco. Canciones que hoy sonarán de nuevo, junto a muchos de los temas más conocidos del artista catalán como 'Moving', 'Con la mano levantá', 'Coincidir' y 'Gástame los labios'. «Recuerdo mucho el concierto de Oviedo, la sensación de explosión del público. Fue un concierto especial», afirma el artista. Ahora regresa con las mismas ganas y con un recién estrenado videoclip con unas impresionantes imágenes cedidas por Greenpeace: «Son imágenes apocalípticas para lanzar un mensaje. Esta pieza visual lleva mucho esfuerzo. No buscamos ningún interés económico».

Cierto es que Macaco lleva en su sangre ese espíritu activista y un poco combativo, como su abuelo que «siempre opinaba. Era muy activo y más de una vez se metió en problemas por decir lo que pensaba». Pero, aunque con esa personalidad que ya asomó en la infancia Macaco rehuye de etiquetas como la que muchas veces le atribuyen de 'artista panfletario'. «Al final hablo de mí, tanto en esos temas que me interesan como cuando hablo del amor o de otros asuntos», garantiza. Porque lo de escribir surge en él como una necesidad vital. Cada día siente ese impulso de componer unos versos o una melodía. «Me gusta usar lápiz y papel y recuperar aquellas frases de las que pueden salir canciones. Me gusta el concepto de artesano», reconoce.

Macaco habita en busca de ese equilibrio que, al final, «es lo que busca todo el mundo». «Me gusta esa parte animal que llevamos dentro , esa esencia que te mantiene unido a la creatividad, pero es algo que tiene dos caras y hay que buscar el equilibrio. El mismo que buscamos en el amor y en la vida. Eso es lo que también busco en las canciones», describe. El artista desprende cierto misticismo al hablar y muchas veces se le ha denominado 'buenrollista', pero él cree que es una etiqueta más que muchas veces «se corta y se pega». «Tengo mi parte oscura como todos». Su abuelo siempre decía que todo el mundo tiene una ventana mirando al norte. «Yo no soy menos».