El Comercio

Los agentes realizan un simulacro ante posibles emergencias

Los agentes cerraron los accesos de la plaza de la Catedral, tras simular que el aforo (cercano a las cinco mil personas) se había superado.
Los agentes cerraron los accesos de la plaza de la Catedral, tras simular que el aforo (cercano a las cinco mil personas) se había superado. / ALEX PIÑA
  • Los agentes que cada noche velarán por la seguridad afrontan varios simulacros en la plaza de la Catedral antes del comienzo de las fiestas

La tónica de cada año es que a las siete de la tarde en las cocinas de los chiringuitos se comiencen a preparar los primeros bocadillos, en las barras los mojitos y en el escenario, el artista que abra los conciertos de San Mateo, ayer era Jerónimo Granda, ensaye hasta que el sonido sea perfecto. Pero ayer había una novedad en la plaza de la Catedral. Un simulacro del conjunto de los servicios de emergencia para que los agentes sepan qué hacer en cada momento si ocurre un incidente.

La primera situación que se practicó fue la de «normalidad con un pequeño incidente como puede ser un desmayo o el corte en una pierna», según destacó el responsable de la seguridad durante los conciertos de San Mateo, Miguel Romano.

A continuación, se procedió a cerrar los accesos a esta plaza para que los agentes de la Policía Local, Nacional y los voluntarios de Protección Civil y Cruz Roja sepan qué hacer cuando el aforo, que es de 4.960 personas, se supere. Una vez alcanzada esta cifra se cerrarán todos las entradas a la plaza y hasta que no se vacíe de forma parcial no se abrirán.

La última circunstancia que contempla el plan de seguridad, probada ayer, era la «de una emergencia que necesita que un responsable acceda hasta el lugar en el que se encuentra la citada emergencia», afirmó Romano. «Se puede producir una pelea multitudinaria , que se incendie un escenario u otra situación de gravedad», destacó.

Todas estas acciones están recogidas en el plan de seguridad, que se ha entregado a los agentes que velarán cada noche por la seguridad de los ovetenses que vayan al centro a pasar un momento agradables, y que consta de 55 planos y un centenar de hojas de desarrollo donde se explica qué hacer en cada momento.