El Comercio

El solar de El Vasco, desde la plaza de la Noceda.
El solar de El Vasco, desde la plaza de la Noceda. / M. ROJAS

Los promotores de El Vasco quieren rediseñar la plaza pública

  • Proponen un entorno menos 'duro', que facilite «las relaciones sociales», sostenible y con espacios distintos para «ganar atractivo» para visitantes

En octubre de 2007, Santiago Calatrava, dio una rueda de prensa en el Ayuntamiento para explicar su proyecto para la parcela de El Vasco. No se explayó en detalles. Sacó los pinceles y pintó a la acuarela un conjunto de edificaciones que enmarcarían la vista de la torre de la Catedral a ambos lados y una fachada móvil en acero que cubriría la galería comercial por debajo. Ni dio contenido o usos a los edificios ni detalles de la urbanización. El proyecto fue sustituido sin más explicaciones por aquellos tres rascacielos, avalados por un informe de Raúl Bocanegra - «el fin último del contrato es contar con edificaciones de Santiago Calatrava», decía-, que tampoco llegaron a nada, pero es el origen del actual diseño. Uno que Gran Bulevar Espacio Residencial -la sociedad que agrupa a las empresas que quieren relanzar el proyecto- quiere «mejorar sustancialmente».

El proyecto que dejó Vasco XXI era una plaza 'dura' y desangelada de casi 11.000 metros, que Gran Bulevar quiere convertir en «un espacio para las relaciones sociales». Con un diseño «moderno y sostenible», plantea un lugar que facilite la comunicación entre el futuro bulevar que salga del proyecto de regeneración urbana de la entrada desde la 'Y' y el centro de la ciudad y el casco Antiguo, explicó un portavoz de la sociedad.

Único cambio

El nuevo proyecto de la plaza, el único cambio que plantean los promotores sobre el diseño aprobado por el Ayuntamiento, servirá para «ganar atractivo para una zona que es muy especial». Atractivo como espacio de relaciones, de paso, de comunicaciones y para los clientes de los futuros negocios que los promotores piensan para la zona. Además de acabar los edificios residenciales y la urbanización el próximo año, los promotores quieren concluir las otras tres torres con usos turísticos o sanitarios. «Queremos una enorme diversidad de usos que enriquecerá la ciudad», señala la misma fuente. También los necesita el proyecto para poder dar vida al espacio calificado como galería comercial y para el que se plantea un gran centro deportivo y otros usos complementarios.

Temas