El Comercio

«Tenemos un perfil de clientela más familiar y hay mejor ambiente»

  • Los hosteleros del Bombé celebran no estar sujetos a ninguna asociación y apuestan porque la iniciativa se repita más veces al año

Si una palabra tuviese que resumir la sensación de los hosteleros que regentan las quince casetas gastronómicas de San Mateo ubicadas en el paseo del Bombé es la de «éxito». Al menos así lo aseguran sus propietarios.

Para hacer esta valoración confluyen varios argumentos. Por ejemplo, David Montes, de Go Sushi, asegura que al no depender de ninguna asociación, los hosteleros han aunado esfuerzos. «Nos hemos unido y no necesitamos ni a políticos ni a asociaciones, somos independientes. Además, en San Mateo tiene que haber para todos no solo para los chiringuitos de siempre, que para eso nosotros somos hosteleros profesionales y pagamos todos los meses».

Este año es la primera vez que los empresarios han tenido que presentarse a un concurso -convocado por la Sociedad Ovetense de Festejos-, para instalar sus casetas en el Bombé. Se ofertaron veinte puestos, y finalmente fueron once los que cumplieron los requisitos.

Vicente José Rega, propietario de Naguar, es uno de ellos. No es la primera vez que instala caseta en el entorno del Campo San Francisco. Ya lo hizo bajo el amparo de Otea en las ediciones de Gastromateo. «Aquí hay menos follón que abajo, en la zona de chiringuitos. Tenemos un perfil de clientela más familiar y hay mejor ambiente». Eso sí, le pone una pega: «Algunas casetas están muy lejos del escenario y cuando hay actuaciones a los clientes les cuesta caminar hasta los puestos más alejados», se lamenta.

Para Álvaro Zapico, de La Finca, es su primera vez en esto de las casetas. «Está muy bien poder ofrecer zonas de ocio diferentes en San Mateo tanto para vecinos como visitantes. La gente está muy satisfecha», asegura.

Satisfacción que muchos hosteleros quieren revertir en repetir la iniciativa en otras épocas del año: «Estaría bien hacerlo cada cuatro meses y no solo en San Mateo», proponen.