El Comercio

Montón de arena abandonado

Alberto Rodríguez aprovecha las páginas de EL COMERCIO para preguntar «a quien le corresponda» qué misión tiene un montón de arena abandonada en mitad de la urbanización Quinta del Alba, en el barrio de Vetusta. «Hace casi un mes en el prao que se encuentra en frente de la calle Valparaíso, donde se celebran las fiestas de Vetusta, hay un montón de arena que ningún vecino sabemos de dónde procede y para qué lo han colocado ahí. Con las lluvias de la semana pasada se ha convertido en un lodazal. Ya bastante tenemos que aguantar en ese prado las haces de los perros, cuyos dueños no recogen, como para ahora tener allí un montón de arena que parece un estercolero», se lamenta este vecino.