El Comercio

Los comerciantes de Uría, sin ayudas municipales tras el incendio de abril

Paula Livian y Sonia Brea ante sus comercios de Uría, 56.
Paula Livian y Sonia Brea ante sus comercios de Uría, 56. / P. L.
  • El gobierno local les ofreció subvenciones directas que no se han hecho efectivas y sopesan acudir a los tribunales

Los comerciantes afectados por el incendio de Uría llevan cinco meses esperando a que el gobierno local haga efectivas las ayudas económicas prometidas tras el siniestro que terminó con la vida del bombero Eloy Palacio y mantuvo cortado al tráfico de vehículos y personas el principal eje comercial de la ciudad durante tres meses. Dieciocho comercios padecieron esta situación y muchos de ellos tuvieron que cerrar más de 60 días.

La primera toma de contacto con las concejalías de Economía y de Seguridad Ciudadana para solicitar las ayudas municipales se produjo el 28 de abril. El edil Rubén Rosón les propuso tres líneas de actuación: subvenciones económicas directas e indirectas, la posibilidad de acceder a créditos 'blandos' y actuar sobre los tributos locales, como el IBI. Ninguna se cumplió, denuncian desde la plataforma de Afectados por el Incendio de Uría. Hubo más reuniones. Las últimas durante los meses de junio y julio. Los comerciantes se ampararon entonces en la Asociación Autónomos y Comercio de Oviedo (Adaco) y comenzaron nuevas negociaciones con el Ayuntamiento para retomar las ayudas.

Según explicó Paula Livian, miembro de la plataforma de comerciantes afectados por el incendio, el Ayuntamiento y Adaco acordaron nuevas propuestas: realizar cinco campañas de Promoción con sorteos de viajes, cestas gourmet, carros de la compra, servicios de estética y vales descuento; crear una feria del comercio aprovechando las fiestas de San Mateo; promocionar el eje comercial de Uría a través de guías y trasladar a los afectados a un centro de segunda oportunidad; y por último, una serie de bonificaciones de impuestos y tasas a los comercios afectados por los cierres. «Tampoco se ha llevado a cabo», advierten los comerciantes. Según calcularon, con ellas se podrían haber recuperado el 66% de las pérdidas económicas provocadas por el incendio. «Las reuniones solo sirvieron para callarnos la boca», criticó Livian.

Defraudados con Adaco

Tampoco están contentos con la actuación de la Asociación de Autónomos y Comercio de Oviedo: «Estamos decepcionados. Está claro que hay cosas en las que no nos pueden ayudar, pero en otras podrían haber dado la cara por nosotros y no lo han hecho», aseveró Sonia Brea. «Desde Adaco nos comentaron que si aceptábamos las condiciones debíamos renunciar a emprender medidas legales contra el Ayuntamiento», continuó Belén Iglesias, propietaria de la una agencia de viajes en la calle de Melquíades Álvarez. Para Livian, «la buena intención de todos los comerciantes nos ha llevado a una trampa». Se sienten engañados porque «hay dinero para chorradas y para ayudarnos a nosotros no hay nada. Queremos soluciones, no mentiras», reclamó Sonia Brea, que regenta una cafetería en 56 de la calle de Uría.

Ante esta situación, algunos afectados sopesan emprender acciones legales contra el Ayuntamiento. Hasta ahora, «hemos ido por las buenas y no hemos logrado nada», aseguraron. Las pérdidas económicas por el cierre de los establecimientos tras el siniestro se valoraron en 190.000 euros. «El Ayuntamiento se comprometió a ayudarnos a través de indemnizaciones». Sin embargo, en una reunión celebrada el pasado 22 de junio entre el concejal de Economía, Rubén Rosón, y Adaco, la cuantía se redujo. «Concretaron que Rosón haría una propuesta al resto del equipo de gobierno de 60.000 euros para este año y otros 60.000 para 2017». La iniciativa no llegó a buen puerto y un mes más tarde, el 27 de julio, la Concejalía de Economía rebajó aún más el montante. Las ayudas se fijaron entre 15.000 y 20.000 euros para lo que queda de año y los 60.000 comprometidos para 2017.

Los comerciantes también temen que el gobierno local no les exima, este año, de pagar el IBI y el IAE, como así se comprometió, aseguraron.