El Comercio

El Ayuntamiento quiere cerrar Tribeca tres meses por incumplir horarios

  • Abre expediente a la discoteca tras los últimos incidentes y endurecerá los controles sobre el resto de locales incumplidores

El Ayuntamiento quiere sancionar a la discoteca Tribeca de la calle de El Peso con tres meses de cierre por incumplir los horarios de apertura -la última vez, este miércoles, cuando estaba abierta cerca de las 9 de la mañana- y exceder el aforo autorizado. La apertura del expediente sancionador llega después de que se hayan producido quejas de vecinos y hosteleros de la zona por los perjuicios y molestias que genera la enorme cantidad de jóvenes que se concentran ante las puertas de la veterana sala de fiestas, por la que, con otros nombres, han pasado cuatro generaciones de ovetenses aunque la actual licencia tenga fecha de 1989.

El concejal de Seguridad Ciudadana, Ricardo Fernández, confirmó la apertura del pliego sancionador, pero recordó que se trata de un proceso administrativo que lleva sus tiempos que debe comenzar con la notificación al titular de la licencia y después existe un periodo de alegaciones antes de que la sanción sea firme.

El área de Seguridad Ciudadana ha ido aumentando los controles y la vigilancia sobre los bares de ocio nocturno en los últimos meses y ha abierto medio centenar de expedientes sancionadores a locales, la mayoría por incumplir la normativa de horarios o la de ruidos. El refuerzo de la vigilancia se puso en marcha tras una serie de peleas y agresiones en el Antiguo, que parecieron cargar de razones a las habituales quejas de los vecinos del barrio, a principios de la pasada primavera.

El acta policial de la intervención en Tribeca el miércoles confirma que la sala incumplía horarios pero que tenía las luces encendidas para facilitar el desalojo de los clientes.

El Ayuntamiento, confirmó Fernández, continuará la campaña tras San Mateo, dado que el despliegue policial y el nuevo plan de autoprotección que requieren las fiestas tensa al máximo la exigua plantilla de la Policía Local. El edil insistió en que no se trata de perseguir a la hostelería, sino de vigilar el cumplimiento de la normativa en una serie de locales que no están comportándose de forma correcta y que generan molestias.

Temas