El Comercio

«Los barracones del colegio La Corredoria I no están acondicionados para los niños»

Alumnos del colegio La Corredoria I, comiendo gusanitos durante la protesta de ayer.
Alumnos del colegio La Corredoria I, comiendo gusanitos durante la protesta de ayer. / MARIO ROJAS
  • Padres y escolares del centro público protestan ante la Consejería de Educación para urgir una solución a la falta de aulas desde 2015

Las familias del colegio público La Corredoria I están cansadas de la situación que viven sus hijos. En 2015 se declaró en ruina una casa anexa al centro y desde entonces, los críos de cinco años están en barracones. El Principado afirmó que la solución iba a ser temporal, pero este año los niños han iniciado el curso igual que terminaron en junio. Ayer por la tarde, una veintena de padres se concentraron con los pequeños a las puertas de la Consejería de Educación y Cultura para urgir una solución.

En concreto, la portavoz de las familias afectadas, Yolanda Iglesias, explicó que las aulas incumplen la normativa en materia de incendios: «Faltan extintores, salidas de emergencia y la señalización correspondiente». Además, los barracones son «ilegales al no cumplir las medidas mínimas exigidas para el tipo de alumnado que existe».

Uno de los principales problemas lo sufre el pequeño Inai Suárez. Tiene una discapacidad motórica y como las aulas son inaccesibles, el Gobierno regional ha dado a los profesores una «colchoneta para que le cambien el pañal en el suelo», según comentó ayer su madre, Iberia Fariñas. Asimismo, el niño «tiene ataques epilépticos y las aulas no están acondicionadas» para este tipo de situaciones.

De forma paralela existe preocupación con los pequeños que sufren asma. En la mañana del lunes, las temperaturas en las clases rondaron los «doce grados centígrados y al mediodía los veintisiete, con un alto nivel de condensación». Y por el invierno, muchos pequeños pasan las horas con el abrigo puesto debido a que no tienen calefacción. Solo existe una bomba para darles calor. En mayo y en septiembre la situación no mejora al no tener aire acondicionado: «Solo hay un ventilador de pie al lado de la mesa de los profesores», relató Iglesias.

Una de las soluciones que proponen es que las dos aulas se trasladen al edificio central del colegio y la «biblioteca se vaya a los barracones». De esta forma, los pequeños solo pasarían unas horas al día en las aulas prefabricadas y no toda la mañana como ocurre ahora. Igualmente, afirmaron que La Corredoria «es un barrio maltratado» por el Gobierno autonómico.

Temas