El Comercio

Intimidades en vídeo

  • Una joven se desnuda ante la puerta de una discoteca y su imagen termina en una grabación difundida por las redes sociales

  • Los testigos aseguran que la chica se quitó la ropa porque le impidieron el acceso al local. La Policías Local y la Nacional no recibieron avisos por los hechos

El vídeo volaba ayer por las redes sociales y de whastapp en whastapp, de móvil en móvil. Salía una joven que estaba completamente desnuda en plena calle El Peso. Permanecía de madrugada sin prenda alguna a las puertas de una discoteca ante el pasmo de la gente a su alrededor que se limitaba a mirar y a grabarla con su teléfono móvil. A pesar de que los testigos apuntaban a que la chica tenía sus facultades alteradas y no era realmente consciente de lo que estaba haciendo, nadie llamó a la Policía Nacional ni a la Local. Lo que sí hicieron fue grabarla un vídeo que este San Mateo se difundió por las redes sociales. No fue el único.

Algunos testigos aseguran que la chica intentó acceder al local y ante la negativa del personal de seguridad se quitó toda la ropa, hasta los pendientes y el collar que llevaba, en señal de una supuesta protesta. «Luego se vistió y se fue. No ocurrió nada más», confirmaba ayer uno de los testigos. Las fuerzas de seguridad no recibieron aviso alguno. Dicen que no es un ilícito penal, aunque las grabaciones podrían ser objeto de una denuncia que por el momento no ha llegado.

Ese vídeo de la joven se extendió rápidamente en Oviedo, aunque no fue el único. También circuló otra grabación, esta vez en el interior de un pub que abre de madrugada. Una pareja aparecía manteniendo relaciones sexuales en medio del local. Un chico practicó un cunnilingus a una mujer que estada sentada en un taburete junto a la barra. A su alrededor, otras personas bailaban ajenas a esta escena sexual que detuvieron los porteros de la discoteca.

Otros casos

Estos vídeos que ayer se compartieron como la pólvora no son los únicos que han generado debate en la región. Hace dos años otra filmación pasó de teléfono en teléfono por toda Asturias e incluso saltó al extranjero. Hubo incluso algún medio internacional que se hizo eco de él. Se trataba del encuentro sexual de una pareja en el interior de un cajero de una entidad bancaria de Oviedo. En esta ocasión, no hubo denuncia de los protagonistas, pero sí por parte de otra joven. Tras la difusión del vídeo se distribuyó la fotografía de una chica vinculándola con el vídeo, aunque nada tenía que ver con este caso. La Policía Nacional logró encontrar a la persona que había difundido este mensaje. Era una conocida que, afirmó, que tan solo quiso gastar una broma.

Distribuir este tipo de imágenes no es legal. El Código Penal impone penas de cárcel que pueden llegar a los siete años.

Temas