El Comercio

El PP pide que se investiguen los beneficios de los chiringuitos

  • «Que el partido de Rita Barberá y Bárcenas nos señale con el dedo por vender, presuntamente, bocatas de calamares para pagar supuestos contubernios políticos nos parece delirante», critica Rosón

Una vez pasado el ecuador de San Mateo, los beneficios de los chiringuitos siguen dando de que hablar. Según el PP, las casetas mateínas han recaudado «más de 3,4 millones de euros» desde el pasado viernes, cuando el alcalde de Santiago de Compostela, Martiño Noriega, y la cantante Diana Navarro dieron el pistoletazo de salida a las fiestas. Esta cantidad «parece mucho dinero», por lo que el PP pide a Hacienda y a la Fiscalía que intervengan por «iniciativa propia para despejar las dudas» que puedan existir.

Asimismo, a los populares les preocupa la relación entre las asociaciones y los partidos políticos, ya que el pasado fin de semana, el alcalde de Oviedo, Wenceslao López, cobró «los cubatas y los bocadillos» que se sirvieron en La Guinda y la primera teniente alcalde, Ana Taboada, «fue fotografiada detrás de la barra de El Topu Fartón». «Estas actuaciones alimentan las dudas que se pueden plantear sobre si los vínculos son solo sentimentales o se extienden también al terreno económico, lo que adentraría en un posible delito por supuesta financiación ilegal», afirmaron desde esta formación.

De forma paralela, han señalado que las fiestas «no pueden amparar la impunidad» y si la Agencia Tributaria «controla a los empresarios cuando participan en San Mateo, también se debería vigilar a los chiringuitos, que funcionan de una forma opaca en cuanto a sus ganancias y al destino de las mismas».

Tras estas críticas, el concejal de Economía y Empleo, Rubén Rosón, ha señalado que «como broma de San Mateo, la verdad es que está genial». «Que el partido de Rita Barberá y Bárcenas nos señale con el dedo por vender, presuntamente, bocatas de calamares para pagar supuestos contubernios políticos nos parece delirante». Además, señaló que el PP «ha intentando cargarse las fiestas» y como ahora «ven que están siendo más populares que nunca, salen por peteneras pidiendo a la Fiscalía que investigue si hay financiación ilegal».