El Comercio

El Real Oviedo diseña siete campos de fútbol 11 y uno de fútbol 8 para El Asturcón

  • El club trabaja en un boceto preliminar de su nueva ciudad deportiva, que sería compatible con otros usos y la hipoterapia

Lo llaman 'ventana de oportunidad' y al Real Oviedo y al Ayuntamiento se les abrió el pasado mes de mayo. El equipo de gobierno puso fin a los servicios ecuestres en El Asturcón y ordenó su cierre. Apenas un mes después, el club confirmó a la Corporación, en una reunión, su interés por las instalaciones para dotarse de una nueva ciudad deportiva. Una que contaría con siete campos de fútbol 11, uno de fútbol 8 y 3 de fútbol indoor, además de sus correspondientes servicios complementarios, según el diseño en el que trabaja la entidad para poder presentarlo ante el Ayuntamiento.

Se trata de un anteproyecto que mejoraría con mucho las instalaciones actuales de El Requexón, pero que aún debe salvar muchas dificultades desde ambos lados. El alcalde lo recordó las municipales esta semana: «En El Asturcón se hará lo que la Corporación decida junto con los que tengan interés y cumplan la legalidad y las normas urbanísticas». El club también es consciente de las suyas: económicas, jurídicas y que, para sacar el proyecto adelante, se requerirá el apoyo de los máximos accionistas, el Grupo Carso.

Fuentes conocedoras del proyecto, consideran que otras opciones que se han barajado desde que Joaquín del Olmo confirmó que quería mejorar las instalaciones para las «fuerzas básicas», como llaman en México a la cantera de los clubes, no reúnen las prestaciones y facilidades que suma El Asturcón. Y no será porque el club no haya mirado praos en el último año.

Las primeras noticias del interés del Real Oviedo por una nueva ciudad deportiva llegaron a través del concejal de Cultura, Roberto Sánchez Ramos hace ahora 12 meses. En el club, donde la discreción para no generar falsas expectativas gusta más casi que volver con los tres puntos el domingo, la filtración no gustó. Sánchez Ramos habló de que la entidad barajaba El Asturcón o unos terrenos en Paredes, Siero, detrás del centro comercial Intu Asturias, antes Parque Principado. El concejo vecino confirmó también el interés, pero el Oviedo dio un paso atrás. Se trataba, en todo caso, de planes a largo plazo.

El largo plazo duró poco más de un mes. Este diario sorprendió al presidente del club, junto a representantes de Santagadea -una firma de gestión deportiva- y de la constructora Procoin de visita en el centro ecuestre. Las dos sociedades eran (y son) socias en la gestión de los espacios de El Molinón o, ahora junto a otras, en el proyecto para relanzar El Vasco. De nuevo, el club optó por mantener un silencio oficial sobre la visita. Como tampoco valoró la oferta del Ayuntamiento de unos terrenos en Las Caldas.

Santagadea, renuncia

Sin embargo, hubo movimientos. Santagadea buscaba un proyecto de inversión para el centro de Asturias. Pudo ser El Asturcón, con un negocio vinculado a la ciudad deportiva del Real Oviedo, pero la empresa ha renunciado a ello. Fuentes de la sociedad confirmaron a este diario que se desvincularon del proyecto para el centro ecuestre «por los condicionantes del Ayuntamiento». La firma ha tomado después las riendas del hotel Castillo de La Zoreda y busca suelo en La Manjoya para un nuevo proyecto. Las parcelas libres en el entorno, sin embargo, tampoco tienen las dimensiones que necesitaría el Oviedo, que decidió continuar estudiando las posibilidades de El Asturcón en solitario.

El club ha hecho su trabajo, al menos parcialmente. El centro ecuestre ofrece ventajas innegables. Está urbanizado y buena parte de lo construido sería aprovechable. «Empezar una obra de cero vale una millonada», abundan las mismas fuentes.

El desmedido centro hípico -costó 24 millones de euros y ocupa 30 hectáreas- cuenta, por ejemplo, con un picadero cubierto, una pista de 80 por 40 metros y gradas para 1.200 espectadores, en el que el club prevé hacer dos campos de fútbol indoor, que podrían convertirse en uno de fútbol 8.

Para construir los campos de fútbol 11 se aprovecharía la zona de la pista de galope, que solo se podía usar para exhibiciones porque no cuenta con las medidas ni radios de giro necesarios para ser hipódromo pero que cuenta con una grada ya construida para 2.000 personas. Colocados de forma transversal, cabrían «cuatro o cinco» terrenos de juego reglamentarios de hierba. Los otros dos podrían, según el boceto, ocupar parte de la zona de cuadras actual. Al igual que podría aprovecharse un picadero de prácticas para otra pista de fútbol sala. Son las ideas generales de las que parte el proyecto que no afectaría, garantizan, a la actual actividad de hipoterapia ni impedirían otros usos. El edificio social, el aparcamiento o los caminadores y parte de las cuadras seguirían manteniendo su uso actual.

Más información, en la edición impresa y en KioskoyMás.