El Comercio

La romería del Cristo da el primer paso para reutilizar los terrenos del antiguo HUCA

Roberto Sánchez Ramos, Juan Fernández Pereiro, Nacio González, Wenceslao López y Ana Taboada explicando su compromiso para el área de El Cristo.
Roberto Sánchez Ramos, Juan Fernández Pereiro, Nacio González, Wenceslao López y Ana Taboada explicando su compromiso para el área de El Cristo. / M. ROJAS
  • La fiesta recuperada por los vecinos como cierre de San Mateo abre la zona del helipuerto que en unos meses será un parque

La foto que ayer se hicieron los políticos en El Cristo tenía mucho de simbólico. Se colocaron con esos terrenos abandonados tras el traslado del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) a sus espaldas y dando la cara ante una ciudadanía que no está dispuesta a quedarse parada por esa dejadez acumulada con el área que ocupaba el antiguo HUCA, ante esos miles de metros cuadrados que quieren recuperar para la ciudadanía. Ayer dieron el primer paso: lograron revivir la romería del Cristo de las Cadenas como cierre de San Mateo y además hacerlo sobre esos terrenos.

El de ayer era el primer paso en ese proceso impulsado por los vecinos. Hace tan solo unos días, la maleza llegaba en los alrededores del antiguo helipuerto hasta la cintura de cualquier persona, pero un grupo de ciudadanos pensó que aquel era el lugar idóneo para la romería, casi perdida pero que fue una de las más importantes de la ciudad hasta los años 70. Lograron con esa iniciativa revivir la tradición y que muchos ovetenses se desplazaran ayer hasta El Cristo para disfrutar de una jornada llena de juegos para niños, música y bailes tradicionales y tortilla, empanada y sidra. «Hoy es día de fiesta, pero también de reivindicación. Queríamos que los políticos vinieran aquí a dar la cara porque dentro de poco tendremos usos para esta zona», comentaba Nacio González, uno de los inquietos vecinos.

Quienes daban la cara ayer eran el Gobierno local, con todo el tripartito representado, y el regional. Ambas administraciones ya han firmado un convenio de colaboración, que tendrá sus primeros frutos en unos meses. El plan es que esa parte del área de El Cristo donde ayer se celebró la romería sea para comienzos del próximo año un parque. «Es un día importante porque la romería vuelve a donde tenía que estar y además en un espacio público muy simbólico porque forma parte del complejo del área sanitaria retirada. Es un día importante, que supone un inicio», expresó el alcalde, Wenceslao López. Por el momento se derribarán partes del muro que rodea la zona por la calle Julián Clavería y se crearán recorridos peatonales.

«Es un proyecto que se está cerrando, rasgaremos unos tramos de muro para que la gente pueda acceder con facilidad y habilitaremos un recorrido peatonal que una la zona baja con la alta» de los terrenos de la antigua ciudad sanitaria. «También instalaremos algunos elementos muebles, para el descanso», explico el director general de Ordenación del Territorio y Urbanismo, Juan Fernández Pereiro. Ese fue el compromiso más concreto que se llevaron los vecinos, aunque tampoco descartaron los responsables políticos que se pudieran colocar columpios en la zona del helipuerto o que ese espacio pudiera dedicarse también para usos culturales. «De momento se incorporan al uso público de la ciudadanía unos 11.000 metros cuadrados de zona verde y unos 12.000 entre parking y viales. Es un paso importante y también para que El Cristo se sienta integrado en la ciudad», insistió el alcalde.

Proceso participativo

Lo que defienden los vecinos es que ese no sea el único uso provisional de los terrenos durante el proceso de participación ciudadana para repensar la zona que concluirá con un concurso de ideas, pero que llevará mucho más tiempo. «Además del parque en condiciones para niños y personas mayores, queremos que alguna de las naves se use como centro social. Llevamos años reclamando un centro social que no existe en el barrio y creemos que las naves que servían de lavandería para el antiguo HUCA podrían servir perfectamente para ello», sostienen.

La posibilidad de instalar una zona de huertos urbanos mientras termina de decidirse el futuro del terreno del antiguo HUCA es otra de las propuestas que se traen en la manga. Los vecinos también se implicarán en ese proceso de participación ciudadana para definir el futuro de ese área y que arrancará esta misma semana. «El proceso durará hasta enero y la idea es que sea muy abierto, que movilice a la gente, no solo algo digital y colocar unas urnas. Esperamos que sea un proceso participativo innovador, por ejemplo colocando espacios en las marquesinas de autobuses para que la gente pueda dejar sus ideas», describió la concejala encargada de Participación Ciudadana, Ana Taboada, quien celebraba el interés de la «ciudadanía por hacer cosas. Este es un acto muy simbólico», reconocía.

Durante la intervención de los políticos los asistentes permanecían atentos a esas palabras, aunque siempre con ciertos reparos. «Esperemos que la romería se recupere todos los años y que cumplan lo que dicen», comentaba un grupo de vecinos. Muchos recordaban como antaño la romería del Cristo de las Cadenas era un fiesta en toda regla, una merienda «muy entrañable» a la que se subía en tranvía cuando el barrio aún era un caserío disperso alrededor de la ermita. Ayer, esa tradición arrancó tímida, aunque el goteo de participantes no cesó durante toda la mañana.