El Comercio

San Mateo dice adiós entre críticas de la oposición

Desmontaje del escenario de la Catedral.
Desmontaje del escenario de la Catedral. / PABLO LORENZANA
  • El Partido Popular y Ciudadanos coinciden en que el único éxito de los festejos ha sido «el buen tiempo» de estos días

San Mateo 2016 es pasado y ya se notaba ayer en el centro de Oviedo. Los repartidores de bebida se aglutinaban delante de los chiringuitos y las casetas del Bombé para recoger los excedentes, mientras la empresa GAM Eventos comenzaba a desinstalar el escenario de la Catedral. Pero una vez terminados los festejos también llega momento de hacer balance.

Para la concejala del Partido Popular, Belén Fernández Acevedo, «el único éxito de estas fiestas ha sido el buen tiempo». La oferta de actividades fue «muy, muy floja». «Han sido unas fiestas deficientes en la programación y con graves irregularidades en la gestión», destacó ayer a través de una nota de prensa.

Asimismo, señaló que lo «único en lo que ha acertado» el concejal de Cultura, Roberto Sánchez Ramos, es «en aquello en lo que ha hecho caso al Partido Popular» y citó como ejemplo el plan de seguridad: «¿Qué hubiera pasado la noche de Loquillo si no nos hubieron hecho caso?» se preguntó. Respecto a los conciertos, destacó que 'Rivi' «ya anuncia que va a traer a Joaquín Sabina y a otros artistas a un recinto de pago en San Lázaro y el colmo del cinismo es que avanza que se va a hacer con entradas baratas para que la Sociedad Ovetense de Festejos (SOF) pueda recuperar parte del gasto», recalcó.

Para el portavoz de Ciudadanos, Luis Pacho, en la preparación de San Mateo ha reinado «la desorganización y se han hecho las cosas a prisa». «Las fiestas podrían haber sido mejores y los recitales se podrían haber realizado en otro lugar», añadió. De forma paralela, comentó que la gestión de las casetas del Bombé fue «un fracaso», ya que en un principio se «estaba hablando de veinte» y al final fueron once los hosteleros que se sumaron a esta iniciativa.

Sin desprendimientos

Por otro lado, el deán de la Catedral, Benito Gallego, indicó que, a pesar de la cercanía de los conciertos, «no hemos notado desprendimientos de piedras» en el templo y se «han respetado los horarios de culto, excepto el sábado cuando las últimas bodas del día coincidieron con el inicio de la penúltima noche de celebración mateína».